Archivo de la etiqueta: religiones

Otras religiones

España es un país aconfesional, aunque el catolicismo es la religión mayoritaria. Sin embargo, en nuestro país conviven otras religiones minoritarias, pero con millones de seguidores en el mundo. Para muchos de sus fieles la religión es una forma de vida que entra de lleno en todos los ámbitos. ¿Cómo condicionan los distintos cultos en su día a día a los judíos, musulmanes, hindúes, budistas o mormones españoles?

El cuidado de la creación

amanecer_via_a_ca_o_vitina_3Cuidar la creación

La cumbre de Windsor que se celebra en esta primea semana de noviembre, constituye una muestra de que las diferentes religiones están comenzando a ser una voz cualificada que clama por el cuidado del Planeta Tierra.
Definitivamente, las religiones están atentas a este problema.
En el Génesis Dios termina uno de los relatos de la creación diciendo: “…Y los bendijo Dios y les dijo: Sed fecundos y multiplicaos, y llenad la tierra y sometedla….Vio Dios todo cuanto había hecho, y he aquí que estaba muy bien…” (Gn. 1,28 a. 31).Mapaconceptual_cuidar la creacióN

EL CÁNTICO DE LAS CRIATURAS (San Francisco de Asís)
Altísimo y omnipotente buen Señor,
tuyas son las alabanzas,
la gloria y el honor y toda bendición.
Alabado seas, mi Señor,
en todas tus criaturas,
especialmente en el Señor hermano sol,
por quien nos das el día y nos iluminas.
Alabado seas, mi Señor,
por la hermana luna y las estrellas,
en el cielo las formaste claras y preciosas y bellas.
Alabado seas, mi Señor, por el hermano viento
y por el aire y la nube y el cielo sereno y todo tiempo,
por todos ellos a tus criaturas das sustento.
Alabado seas, mi Señor, por el hermano fuego,
por el cual iluminas la noche,
y es bello y alegre y vigoroso y fuerte.
Alabado seas, mi Señor,
por la hermana nuestra madre tierra,
la cual nos sostiene y gobierna
y produce diversos frutos con coloridas flores y hierbas.
Alabado seas, mi Señor,
por aquellos que perdonan por tu amor,
y sufren enfermedad y tribulación;
bienaventurados los que las sufran en paz,
porque de ti, Altísimo, coronados serán.
Alabado seas, mi Señor,
por nuestra hermana muerte corporal,
de la cual ningún hombre viviente puede escapar.