No hay paz sin justicia, no hay justicia sin perdón

No hay paz sin justicia, no hay justicia sin perdón. Asís 2011
(Sobre la base de la justicia trabajamos por un mundo de solidaridad y de paz).

Hoy se cumple el XXV aniversario del histórico encuentro ecuménico de oración por la paz convocado en Asís (Italia) por el beato Juan Pablo II

25 años después31 delegaciones de iglesias cristianas, el patriarca ecuménico de Constantinopla, Bartolomé I, y el arzobispo de Canterbury, Rowan Williams; representantes de religiones tradicionales de América y Africa, así como del budismo, confucionismo, jainismo, sijismo, taoísmo, zoroastrismo y bahaísmo; representantes musulmanes de los países árabes y dirigentes judíos, se reunieron para rezar por la paz.

En 1989, tres años después del primero encuentro de Asís, el muro cayó sin derramamiento de sangre….Apreciamos esta victoria de la libertad, que fue sobre todo también una victoria de la paz.

“Pero, ¿qué ha sucedido después? Desgraciadamente, no podemos decir que desde entonces la situación se haya caracterizado por la libertad y la paz. (…) La violencia en cuanto tal siempre está potencialmente presente, y caracteriza la condición de nuestro mundo. La libertad es un gran bien. Pero el mundo de la libertad se ha mostrado en buena parte carente de orientación, y muchos tergiversan la libertad entendiéndola como libertad también para la violencia.

Dos nuevas formas de violencia, han surgido. Tenemos ante todo el terrorismo, sin ningún respeto por las vidas humanas inocentes que de este modo resultan cruelmente heridas o muertas. Sabemos que el terrorismo es a menudo motivado religiosamente.. En ese caso, la religión no está al servicio de la paz, sino de la justificación de la violencia”. (…)

De una forma más sutil, pero siempre cruel, vemos la religión como causa de violencia también allí donde se practica la violencia por parte de defensores de una religión contra los otros.
Los representantes de las religiones reunidos en Asís en 1986 quisieron decir -y nosotros lo repetimos con vigor y gran firmeza- que ésta no es la verdadera naturaleza de la religión. Es más bien su deformación y contribuye a su destrucción”.

En nombre de la fe cristiana se ha recurrido a la violencia en la historia. Lo reconocemos llenos de vergüenza. Pero es absolutamente claro que éste ha sido un uso abusivo de la fe cristiana, en claro contraste con su verdadera naturaleza. El Dios en que nosotros los cristianos creemos es el Creador y Padre de todos los hombres, por el cual todos son entre sí hermanos y hermanas y forman una única familia. La Cruz de Cristo es para nosotros el signo del Dios que, en el lugar de la violencia, pone el sufrir con el otro y el amar con el otro.

“Junto a estas dos formas de religión y anti-religión, existe también en el mundo en expansión del agnosticismo otra orientación de fondo: personas a las que no les ha sido dado el don de poder creer y que, sin embargo, buscan la verdad, están en la búsqueda de Dios. Personas como éstas no afirman simplemente: ‘No existe ningún Dios’. Sufren a causa de su ausencia y, buscando lo auténtico y lo bueno, están interiormente en camino hacia Él. Son ‘peregrinos de la verdad, peregrinos de la paz’. Plantean preguntas tanto a una como a la otra parte. Despojan a los ateos combativos de su falsa certeza (…) Pero también llaman en causa a los seguidores de las religiones, para que no consideren a Dios como una propiedad que les pertenece a ellos hasta el punto de sentirse autorizados a la violencia respecto a los demás”.

4 Respuestas a “No hay paz sin justicia, no hay justicia sin perdón

  1. El papa Benedicto XVI pidió a los cristianos que no caigan en la tentación de convertirse en lobos entre los lobos, ya que no es ni con el poder ni con la violencia como se extiende el reino de la paz.

    “No hay lugar para la violencia o el terrorismo en la religión”, palabras de J. Seung, del budismo coreano.

    “El mundo tiene necesidad de constructores de la paz a través de la fe”, como recalcó el secretario general del Consejo Mundial de las Iglesias, Olav Fykse.

    “La paz tiene que ser construida sobre la verdad y el amor”, recordó el cardenal Peter Turkson

    El patriarca Ecuménico de Constantinopla, Bartolomé I, quien habló de la conversión que supone el diálogo, “que nos hace salir de nuestras particularidades para considerar al otro sin indiferencia. La indiferencia es la que genera el odio y la violencia”. “Sólo el diálogo es la solución viable, y como jefes religiosos debemos demostrarlo a través de nuestro ejemplo cotidiano, que no vivimos contra los otros, sino juntos los unos a los otros”

    El patriarca pidió la confluencia de las religiones con la paz, con el hombre, con el medio ambiente. “Bienaventurados los sembradores de paz, porque serán llamados hijos de Dios”.

    Rowan Williams arzobispo de Canterbury, “no somos extraños los unos de los otros. Y si no lo somos debemos encontrar el modo de alcanzar el mutuo reconocimiento”.

    Norvan Zakarian, primado de la diócesis de Armenia en Francia. “La promoción de una auténtica paz es propio de la fe cristiana, de la fe liberadora en el amor de Dios deriva una nueva visión del mundo”, y un nuevo modo de relacionarnos con el otro. “Las diferencias religiosas no pueden ocultar los profundos nexos de unidad entre las religiones. Y la paz es uno de ellos”. “Justicia y verdad suponen los principales puntos para la reconciliación”.

    El secretario general del Consejo Mundial de las Iglesias, el reverendo Olav Fykse “El mundo tiene necesidad de constructores de la paz, a través de la fe” “la cruz no es para las cruzadas, sino un signo para unirnos en paz”, “Somos responsables de la paz en el mundo, por lo que decimos y por lo que no decimos”.

    El Gran Rabinato de Israel, David Rosen “Para muchos, la paz es una necesidad pragmática, a la que tenemos que llegar”.

    De la religión yoruba, habló Wande Abimbola, quien en nombre de las religiones de África entonó un canto por la paz. “Soy un portavoz de aquellos que me han enviado”. “Ha llegado el tiempo para los líderes de todas las religiones del mundo de tener un nuevo cuadro conceptual, para dar a las religiones indígenas el mismo trato que a las otras. No podemos tener paz en el mundo cuando no respetamos o despreciamos a nuestros vecinos”. “Todas las religiones son válidas y agradables al mismo Dios que nos ha creado”.

    El representante hindú, Acharya Shri Shrivatsa, “El hinduismo es una peregrinación de la ignorancia al conocimiento”, explicó. “La paz no puede ser alcanzada por medios violentos”

    J. Seung, del budismo coreano “una nueva época se está acercando rápidamente”. “Cada una de nuestras vidas es bellísima, una flor gloriosa y magnífica para Dios”, insistió., reclamando que cada ser humano sea respetado. “No hay lugar para la violencia o el terrorismo en la religión”.

    Julia Kristeva, representante de los no creyentes, una de las grandes novedades de este encuentro. Kristeva indicó que las palabras de Juan Pablo II -“No tengáis miedo”- no estaban dirigidas sólo a los creyentes, sino a todos, e incidió en la necesidad de buscar complicidades entre el humanismo cristiano y el que surgió del Iluminismo (Revolución Francesa). “Tras la shoah y el gulag, el humanismo tiene el deber de recordar a hombres y mujeres el pasado y el presente para construir el futuro”.

  2. Benedicto XVI en Asís condena el uso de la religión con fines violentos

  3. África. Esa religión que inmola a los niños

    En Asís en forma general, y a los obispos de Angola con una denuncia directa, Benedicto XVI ha criticado las religiones tradicionales africanas. Éstas llegan a matar a ancianos y niños como en una moderna caza de brujas.

    El primer personaje a la derecha de la foto, junto al Papa, al patriarca de Constantinopla, Bartolomé I, y al rabino David Rosen,.

    En Asís, en la “peregrinación” promovida por Benedicto XVI el pasado 27 de octubre, el profesor nigeriano Wande Abimbola tomó la palabra “en nombre de los jefes y de los seguidores de las religiones indígenas de África”. Él mismo es sacerdote y representante mundial de la religión Ifa y Yoruba, difundida en gran parte del África subsahariana y que también arribó a América por el camino de la emigración.

    Al hablar en Asís, Abimbola ha pedido que “se le dé a las religiones indígenas africanas el mismo respeto y consideración que se le da a las otras religiones”.

    Y Benedicto XVI – que cuando escribe sus discursos de puño y letra, como en este caso, jamás es políticamente correcto – le ha tomado la palabra.

    En el discurso pronunciado poco después a los trescientos exponentes religiosos y a los “buscadores de la verdad”, el Papa ha expresado consideraciones críticas sobre todas las religiones, incluidas las religiones tradicionales africanas. Las ha unido en una historia configurada también por el “recurso a la violencia en nombre de la fe”: una historia, entonces, en la que todas están necesitadas de purificación.

    Pero dos días después del encuentro de Asís, Benedicto XVI ha sido todavía más crudo y mordaz. Al recibir en el Vaticano a los obispos de Angola en visita “ad limina”, denunció una violencia que en nombre de las tradiciones religiosas africanas llega inclusive a matar a niños y ancianos:

    “Un obstáculo en vuestra obra de evangelización es el corazón de los bautizados, todavía dividido entre el cristianismo y las religiones tradicionales africanas. Afligidos por los problemas de la vida, no dudan en recurrir a prácticas incompatibles con el seguimiento de Cristo. Efecto abominable de ello es la marginación e inclusive el asesinato de niños y ancianos, quienes son condenados por falsos veredicto de brujería. Al recordar que la vida humana es sagrada en todas sus fases y situaciones, continúen, queridos obispos, elevando vuestra voz a favor de sus víctimas. Pero al tratarse de un problema regional, es oportuno un esfuerzo conjunto de las comunidades eclesiales puestas a prueba por esta calamidad, buscando determinar el significado profundo de tales prácticas, identificar los riesgos pastorales y sociales vehiculizados a través de ellas y alcanzar un método que conduzca a su definitiva erradicación, con la colaboración de los gobiernos y de la sociedad civil”.

    Hace ya dos años, en el 2009, en el transcurso de su viaje a Angola, Benedicto XVI había planteado la cuestión:

    “Muchos viven temerosos de los espíritus, de los poderes nefastos de los que creen estar amenazados; desorientados, llegan a condenar a niños de la calle y también a los más ancianos, porque, según dicen, son brujos”.

    Y también había rechazado una objeción corriente en la misma Iglesia:

    “Algunos objetan: ́¿Porqué no los dejamos en paz? Ellos tienen su verdad; nosotros, la nuestra. Intentemos convivir pacíficamente, dejando a cada uno como es, para que realice del mejor modo su autenticidad́. Pero, si nosotros estamos convencidos y tenemos la experiencia de que sin Cristo la vida es incompleta, le falta una realidad, que es la realidad fundamental, debemos también estar convencidos de que no hacemos ninguna injusticia a nadie si les mostramos a Cristo y le ofrecemos la posibilidad de encontrar también, de este modo, su verdadera autenticidad, la alegría de haber encontrado la vida. Es más, debemos hacerlo, es nuestra obligación”.

    Anna Bono, experta en tradiciones africanas, ha comentado en el diario católico on line “La Bussola Quotidiana”:

    “Lo que el Papa ha denunciado no sucede solamente en Angola. En África, la brujería es una de las instituciones tribales más arraigadas y persistentes. Se habla poco de ella, quizás también porque su existencia contradice la representación que prevalece de las comunidades tradicionales africanas como modelos de convivencia pacífica, tolerancia, equidad y armonía social, depositaria de valores humanos que Occidente, por el contrario, habría sacrificado al poder y al dinero”.

    En el mismo comentario, Anna Bono cita algunos casos recientes de asesinato de niños por motivos de brujería en varios países de África, o de su mutilación “a causa de las propiedades especiales atribuidas a sus órganos”, como acontece con los albinos.

    Hay quien ha quedado asombrado por una denuncia tan explícita de tales asesinatos, hecha por Benedicto XVI al hablar a los obispos de Angola.

    En efecto, los discursos del Papa a los obispos “ad limina” pasan por el tamiz de la diplomacia vaticana, por lo general muy prudente.

    Pero esta vez también el revisor que se ocupó personalmente de ellos, en la Secretaría de Estado, sabía lo que hacía.

    Giovanni Angelo Becciu, hoy secretario sustituto de Estado para los asuntos generales, es decir, número dos del gobierno central de la Iglesia inmediatamente después del cardenal Tarcisio Bertone, era nuncio en Angola cuando Benedicto XVI visitó ese país, con una etapa anterior en Camerún, y puso al descubierto esa abominación.

    El 18 de noviembre próximo el papa Joseph Ratzinger se dirigirá a Benin, para entregar a una representación de obispos del continente la exhortación apostólica conclusiva del Sínodo de los Obispos del año 2009, dedicado precisamente a África.

    Será interesante ver qué dirá el documento sobre las religionesa tradicionales africanas.

    (Fuente: http://www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=18652)

  4. Los-cuatro-no-creyentes-del-papa-en-asis-iglesia-religion-papa-obispos-francisco-paz.shtml

    Hurtado, Kristeva, Bodei y Baier
    Los cuatro no creyentes del Papa en Asís
    Dos filósofos, una lingüista, y un economista y periodista

    El filósofo mexicano Guillermo Hurtado, de 49 años, es miembro del Instituto de Investigaciones Filosóficas de la Universidad de México

    (Zenit).- ¿Quiénes son los cuatro intelectuales, elegidos por Benedicto XVI para invitarles al encuentro de diálogo y oración por la paz y la justicia en Asís, que respondieron a su llamamiento? Guillermo Hurtado, mexicano; Julia Kristeva, una francesa de ascendencia búlgara; Remo Bodei, italiano y el austríaco Walter Baier. Todos ellos tienen una larga carrera de investigación y publicaciones: dos filósofos, una lingüista, y un economista y periodista.

    Guillermo Hurtado

    El filósofo mexicano Guillermo Hurtado, de 49 años, es miembro del Instituto de Investigaciones Filosóficas de la Universidad de México UNAM. Estudió la licenciatura en filosofía en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y los grados de Bachelor of Philosophy in Philosophy y Doctor of Philosophy in Philosophy, en la Universidad de Oxford.

    Es investigador del Instituto de Investigaciones Filosóficas de la UNAM desde 1991.

    Director del mismo Instituto de 2004 a 2012. Fue director de la revista Diánoia y forma parte de los comités editoriales de varias revistas.

    Como autor único, ha escrito: Proposiciones russellianas, UNAM, México 1998; El búho y la serpiente. Ensayos sobre la filosofía en México en el siglo XX, UNAM, México 2007; Por qué no soy falibilista y otros ensayos filosóficos, México, Los libros de Homero, 2009; México sin sentido, México, UNAM/ Siglo XXI, 2011.

    Como compilador: Filosofía analítica y filosofía tomista: diálogos con Mauricio Beuchot, Editorial Surge, México 2000; Subjetividad, representación y realidad, Facultad de Filosofía y Letras, Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, México 2001; Hermenéutica analógica: aproximaciones y elaboraciones, Editorial Ducere, México, 2003; con Alberto Moretti, La paradoja de Orayen, EUDEBA, Buenos Aires, 2003; con Elisabetta di Castro, Pensar la filosofía, UNAM, 2004; El Hiperión, Biblioteca del Estudiante Universitario, número 141, UNAM, México 2006; con Oscar Nudler, El mobiliario del mundo: ensayos de ontología y metafísica, UNAM, México 2007; con Gabriel Vargas, Mauricio Beuchot y José Alfredo Torres, La filosofía mexicana ¿incide en la sociedad actual?, México, Editorial Torres Asociados, 2008.

    Julia Kristeva

    Julia Kristeva, de 70 años, es humanista, lingüista, psicoanalista, filósofa y escritora.

    Francesa de ascendencia búlgara, dedica sus investigaciones al estudio de la semiótica y la teoría literaria, orientando hacia estas materias las aportaciones del psicoanálisis y del marxismo. Inspiradora de la reorganización de la semiótica actual, contribución con la que expone sus nociones del texto como productividad, significancia y práctica significante. Sus investigaciones han contribuido a las ciencias de la comunicación.

    Sus principales obras son: La revolución del lenguaje poético,1974; La travesía de los signos,1975; El texto de la novela,1976; Los poderes del horror, 1977; Polílogos,1977; El lenguaje, ese desconocido,1981; Historias de amor, 1984; Al principio fue el amor, 1985; The Kristeva reader,1986; Sol negro, 1987; Extranjeros como nosotros,1988; Georgia O’Keeffe,1988; Carta abierta a Harlem Désir,1990; Los samurais,1990; Las nuevas enfermedades del alma, 1993; El tiempo sensible, 1994; Posesiones, 1996; Sentido y sinsentido de la revolución, 1996; The Portable Kristeva, 1997; La revolución íntima, 1997; Contra la depresión nacional, 1998; Lo femenino y lo sagrado, 1998; Proust: cuestiones de identidad, 1998; Visiones capitales,1998; y El genio femenino, 1999.

    Remo Bodei

    El filósofo italiano Remo Bodei, de 73 años, nació en Cagliari, el 3 de agosto de 1938. Tras licenciarse en la universidad de Pisa, y una diplomatura de perfeccionamiento, obtuvo becas para las universidades de Tubinga y Friburgo, donde siguió las lecciones de Ernst Bloch y Eugen Fink, y la universidad de Heidelberg, donde siguió las lecciones de Karl Löwith y de Dieter Henrich. Desde 1969, enseña Historia de la Filosofía en la Escuela Normal Superior y, desde 1971, en la universidad de Pisa. Tras obtener una beca Humboldt para la Ruhr-Universität de Bochum (1977-1979), se convirtió en profesor visitante del King’s College de Cambridge, Reino Unido (1980) y de la universidad de Ottawa (1983). Enseñó, varias veces, en la universidad de Nueva York y, recientemente, en la universidad de California, en Los Ángeles (desde 1992). Tiene la cátedra de Historia de la Filosofía en la universidad de Pisa.

    Además de más de 200 artículos, sobre Pirandello, Gramsci, Weber, Foucault, etc, traducciones de Hegel, Rosenkranz, Bloch, Rosenzweig, Adorno, Kracauer, Todorov y Blumemberg, Remo Bodei publicó los siguientes libros: Sistema ed epoca in Hegel, Bolonia, 1975; con F. Cassano, Hegel e Weber. Egemonia e legittimazione, Bari, 1977 ; Multiversum. Tempo e storia in Ernst Bloch, Nápoles, 1983; Scomposizioni. Forme dell’individuo moderno, Turín, 1987; Holderlin: la filosofía y lo trágico, Madrid, 1990; Ordo amoris. Conflitti terreni e felicità celeste, Bolonia, 1991; Geometria delle passioni. Paura, speranza e felicità: filosofia e uso politico, Milán, 1991; Le forme del bello, Bolonia, l995; Le prix de la liberté, París, l995; Se la storia ha un senso, Bérgamo, l997; La filosofia nel Novecento, Roma, l997.

    Los intereses filosóficos de Remo Bodei se centraron en sus inicios en la filosofía clásica alemana, el idealismo, la cultura y la estética del Goethezeit y finales del siglo XIX; luego se desplazaron hacia el pensamiento utópico de los siglos XIX y XX, y hacia la filosofía política contemporánea. En la última década, sus investigaciones se extendieron al mundo griego y romano, a san Agustín, y a la historia del concepto de individualidad y de pasión. Más recientemente orientó su búsqueda al tema del deseo, la función de las pasiones dirigidas a conseguir mejores condiciones de vida.

    Walter Baier

    El economista austriaco, Walter Baier, tiene 57 años. Es coordinador de la red Transform, un foro de investigación de la izquierda europea. Expresidente del Partido Comunista de Austria (KPÖ), representante del Austrian Social Forum, y editor del diario Volkstimme.

    La página web de su partido da cuenta del encuentro de Asís y de su participación en el mismo. El KPÖ afirma que es la primera vez que se invita no sólo a los representantes de las religiones del mundo, sino también a personas del campo del “ateísmo”, entre ellos Walter Baier, expresidente del Partido Comunista y coordinador de los think tanks de la Izquierda Europea, “¡Transformar! Europa”.

    La invitación vaticana a Walter Baier, está en la tradición del diálogo con movimientos católicos de hace más de diez años –dice la página web del partido comunista austríaco–, con entre otros, el fallecido presidente del Partido Comunista, Franz Muhri. Se ha mantenido un diálogo entre el Movimiento de los Focolares ecuménico y los comunistas de Austria, y se produjo una participación común en el Foro Social Mundial de Porto Alegre, Nairobi y Dakar.

    “Dada la crisis económica mundial, los riesgos ambientales y los conflictos internacionales”, decía la invitación a Walter Baier -según la página web del partido–, Asís es una “señal de realismo y esperanza”.

    No se trata, dice la página de ir “para lograr la nivelación de las diferencias ideológicas, sino la unificación de todas las fuerzas de buena voluntad para construir una convivencia humana pacífica, democrática y socialmente justa”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s