El fin no justifica los medios (II)

La revolución pacífica hacia la libertad y la democracia que han y están protagonizando los pueblos de Túnez, Egipto, Siria, Yemen o Libia, contra los “faraones” absolutistas que se habían instalado en el poder de por vida, es loable.

Si permitimos que nuestra inteligencia humana sea guiada por emociones negativas, como el odio, las consecuencias son desastrosas. Contraatacar yendo a la guerra no es la mejor solución. A la larga sólo la no violencia puede eliminar el terrorismo. Los problemas que se dan dentro de la sociedad humana se deben resolver humanitariamente. El uso de la fuerza no resuelve los problemas, sino que los aumenta. Los conflictos humanos se deben resolver en clave de no violencia. La violencia lleva inevitablemente a más violencia; si estamos seriamente interesados en la paz debemos procurar conseguirla por medios pacíficos y no violentos. Que tomen nota los mandatarios del mundo.

El fin no justifica los medios
No puede ni debe haber impunidad para un terrorista, pero no a costa de la legalidad.  Las torturas no pueden servir como medio para conseguir un fin bueno. Las torturas a las que han sido sometidos presos –como los de Guantánamo- han salido por diversos medios a la luz pública. Es increíble que en este siglo XXI haya prácticas de la Edad Media. La tortura está condenada en el Código Penal.

El obispo Robret Bowman de Melbourne Beach de Florida, que fue anteriormente piloto de cazas militares durante la guerra de Vietnam, respondió claramente en el National Catholic Reporter, en una carta abierta al presidente: “Somos el punto de mira de los terroristas porque, en buena parte del mundo, nuestro Gobierno defiende la dictadura, la esclavitud y la explotación humana. Somos el blanco de los terroristas porque nos odian. Y nos odian porque nuestro Gobierno hace cosas odiosas”.

El presidente Barak Obama, como si fuese un dios, ha determinado la ejecución/matanza de Bin Laden. Eso va contra el principio ético universal de no matar y de los acuerdos internacionales que prescriben la prisión, el juicio y el castigo del acusado.

La fotografía que la Casa Blanca ha pasado a la prensa (en las que aparece el Presidente Obama y un reducido equipo de políticos y militares viendo la muerte decretada de Osama Bin Laden) lo dicen todo.
Las expresiones de los presentes en la foto, los delata, viendo (quizá en directo) la muerte decretada de Osama Bin Laden.
Se puede leer en esos rostros un abanico de sentimientos; son expresiones de culpabiblidad (en estos mandatarios del país más poderoso del mundo) al ver ejecutándose y luego ejecutado lo previamente decretado. Contemplan (posiblemente en directo) la muerte sin detención ni juicio legal previo, de Osama Bin Laden en un país soberano al que ni se informa del asunto.
Nadie parece sentirse orgulloso y feliz de lo hecho, en estas imágenes pasadas por la Casa Blanca a la prensa.

No estamos ante un un acto de justicia civilizado. Más bien nos recuerda una venganza y a la época del justiciero Oeste americano, recordado en el cine.

En la foto:
1. Joe Biden, vicepresidente de EE.UU.
2. Barack Obaja, presidente de EE.UU.
3. Marshall B. Adjunto al comandante en Jefe de (JSOCD) “Joint Special Operations Command” (Unidad de la que dependen los SEAL: cuerpo de élite que efectuó la operación).
4. Mike Mullen, presidente de la Junta de Jefes de Estado Mayor
5. Tom Donilon, asesor de Obama para Seguridad Nacional
6. Bill Daley, jefe de gabinete de Obama
7. Tony Blinken, asesor de Seguridad Nacional de Biden
8. Audrey tomason, Directoraa en la Casa Blanca de lalucha antiterrorista
9. John Brennan, asesor de interior de Obama
10. James Clapper, director de la Agencia Nacional de Inteligencia
11. Denis McDonough, adjunto al asesor de Seguridad Nacional
12. Hillary Clinton, secretaria de Estado
13. Robert Gates, secretario de Defensa

http://www.bbc.co.uk/emp/external/player.swf

5 Respuestas a “El fin no justifica los medios (II)

  1. En un mitin junto a los candidatos del PSOE a la alcaldía y a la Comunidad de Madrid, Jaime Lisavetzky y Tomás Gómez, González el 4 de mayo de 2011, ha opinado que la operación que ha acabado con la vida de Osama Ben Laden es “legítima y legal” porque el Consejo de Seguridad de la ONU tachó el 11-S de acto de guerra en una resolución, sea o no “acertada”, y, por lo tanto, al respuesta es una “legítima defensa a un acto de guerra”.

    No, Sr. González. Lo ilegal, lo que va contra los derechos humanos es así en Europa, en América y todo lugar del planeta.
    Pero el Sr. González también “maneja” a su modo lo de el fin y lo medios.

  2. LIBERTAD DIGITAL
    Los hijos de Osama Ben Laden han amenazado con demandar al presidente Barack Obama por ser el “responsable” de la muerte de su padre y han juzgado de “inaceptable” y “humillante” el entierro que le dio EEUU.

    “Consideramos al presidente Obama persona legalmente responsable para elucidar la suerte de nuestro padre, Osama Ben Laden”, indica el mensaje firmado por Omar Ben Laden, hijo rebelde del terrorista, puesto en línea a nombre de los numerosos hermanos y citado por el centro estadounidense de vigilancia de sitios islamistas SITE.

    “Es humana y religiosamente inaceptable disponer de una persona de ese nivel y de esa importancia para los suyos, lanzando su cuerpo al mar de una manera humillante para su familia y sus adeptos y que perjudica los sentimientos de centenares de millones de musulmanes”, agregó Omar Ben Laden.

    “Como hijo de Osama Ben Laden, nos reservamos el derecho” de demandar a los responsables de “ese crimen ante la justicia estadounidense e internacional para preguntar sobre la suerte de nuestro padre desaparecido”, añadió.

  3. 12 mayo 2011
    Fuente: BBC
    El procurador General de EE.UU., Eric Holder, ha dicho que la redada en el escondite de Osama Bin Laden, en el que murió el líder de Al Qaeda, “no fue un asesinato”.

    Holder dijo a la BBC que la operación fue un “matar o capturar a la misión” y que la entrega de Bin Laden hubiera sido aceptado si se ofrece.

    El Fiscal General reiteró que la operación era legal, diciendo que el derecho internacional permite la focalización de los comandantes enemigos.

    La ONU también ha expresado su preocupación. Los relatores especiales Heyns Christof y Martin Scheinin, dijo la fuerza letal estaba permitido en casos excepcionales, como último recurso.

  4. El jefe de Al Qaeda quería reclutar a latinos y afroamericanos ‘oprimidos en EEUU’
    Cuando los SEAL ejecutaron a Bin Laden, el terrorista planeaba perpetrar otro 11-S
    Marcó fechas significativas, como el 4 de julio, día de la independencia en EEUU, y el 10º aniversario del 11-S, en septiembre de 2011

    Osama bin Laden pensaba que otro 11-S contra Estados Unidos obligaría a la Casa Blanca a cambiar sus planes políticos en toda la región árabe, según dejó escrito en su diario. Bin Laden pensaba que ataques más pequeños no tendrían el efecto deseado en la guerra contra Estados Unidos. Su objetivo era matar el máximo número de estadounidenses posibles.

    Para ello, sugiere a sus seguidores que no se limiten a ataques en Nueva York, sino que consideren otras como Los Ángeles.

    También les plantea que los atentados no sean solo en aviones sino también en trenes y que elijan fechas significativas. Entre estas, cita el 4 de julio, día de la independencia en EEUU, o el 10º aniversario del 11-S, el próximo septiembre.

  5. “La muerte de Bin Laden ha hecho más vulnerable mi vida”

    (Santiago Agrelo).- Mercedes e Isabel son mis hermanas. Una es ciudadana de los Estados Unidos de América, y la otra lo es del Reino de España. Hablaban de la muerte de Bin Laden. Mercedes se manifestaba satisfecha. Isabel susurró un pero, un amago de reproche, y Mercedes se alteró no poco al otro lado del enlace telefónico.

    En circunstancias así, creo que no conduciría a nada hablar de derecho internacional, de respeto a unas reglas mínimas de juego, de valores que han de ser mantenidos con independencia de los índices de popularidad que se desee levantar, y al margen de los efectos de acciones diseñadas para embobar.

    De nada hubiera servido que mi hermana hablase a mi hermana de la autoridad moral de los Estados que ha de ser salvaguardada, de la dignidad de las personas que ha de ser protegida, de la legalidad que ha de ser respetada, autoridad, dignidad y legalidad que, en este caso, un Estado ha despreciado democráticamente y ha tirado alegremente a la basura.

    De nada serviría decir que, salvada la distancia que pone entre unos y otros el número de muertos, los procedimientos de unos y otros se han acercado tanto que pueden llegar a confundirse.

    Pero hay algo que a mi hermana Mercedes no la dejará indiferente: la muerte de Bin Laden ha hecho más vulnerable mi vida y la de tantos otros que, como yo, en cualquier lugar del mundo, podemos ser la ‘cara de bofetadas’ en la que se desahoguen los ofendidos por los Estados Unidos de América.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s