Analfabetismo ¿en qué?

 

Queremos ciudadanos cultos en religión
El analfabetismo religioso en este país tiene diversas causas. No se excluye a la Iglesia cuando desde un lenguaje que no entiende la “calle” quitan el interés por conocer el hecho religioso.
El ser humano tanto el creyente como el agnóstico o el ateo se interesa por la dimensión religiosa inherente en sus mismas entrañas. Decía Einstein que “la ciencia sin religión es coja y la religión sin la ciencia es ciega”. Y el Papa actual insiste en que la fe es razonable y en la necesidad de establecer puentes entre fe (religión) y razón.
Queremos conocer la verdad. Nos dice el Evangelio que “la verdad nos hará libres”. Queremos una libertad así: fundamentada en la verdad.  Enumeraba Julián Marías en 1947 en su Introducción a la Filosofía varias posibilidades relacionarnos con la verdad: vivir en el ámbito de la verdad, en el horizonte de la verdad y al margen de la verdad. Y añadía también se puede vivir  “contra la verdad”. Esta es la postura dominante en nuestra época. Se afirma y quiere la falsedad a sabiendas, por serlo; se la acepta tácticamente, aunque proceda del adversario, y se acepta el diálogo con ella. Y ¿por qué esa postura de vivir contra la verdad? La razón está en el miedo a la verdad.
Queremos la religión en la escuela -como en Europa-. Decía el famoso escritor Umberto Eco en un artículo titulado :  “Los reyes magos, esos desconocidos”, que: “Es imposible entender digamos tres cuartos del arte occidental si no se conocen los hechos del Antiguo y del Nuevo Testamento…”. Más allá de cualquier consideración religiosa, e incluso desde el punto de vista más laico del mundo, es necesario que los jóvenes en los centros escolarses reciban una información básica sobre ideas y tradiciones de las distintas religiones. No estamos ante catequesis, estamos -en la escuela- ante clase de cultura religiosa.

3 Respuestas a “Analfabetismo ¿en qué?

  1. La asignatura de religión se imparte dentro del horario escolar en todos los países de la Unión Europea.

    Alemania. La religión es una materia ordinaria en el plan de estudios. Es obligatoria con posible exención.
    Austria. Materia obligatoria hasta los 14 años. Posible exención.
    Bélgica. Asignatura de libre elección.
    Bulgaria. Materia de libre elección.
    Croacia. Libre elección.
    Dinamarca. Materia obligatoria del currículo escolar. Posible exención.
    Eslovaquia. Materia de libre elección.
    España. Materia de libre elección.
    Finlandia. Asignatura escolar obligatoria. Posible exención.
    Francia. No se imparte en el sistema educativo, excepto en Alsacia y Lorena. Sólo se cursa en las escuelas privadas católicas (22% de los centros).
    Grecia. Obligatoria desde 3º de Primaria. Se puede pedir dispensa.
    Holanda. Asignatura de libre elección en centros públicos y obligatoria, en los confesionales.
    Irlanda. Materia de libre elección.
    Italia. Materia de libre elección.
    Letonia. Libre elección.
    Lituania. Libre elección.
    Luxemburgo. Asignatura obligatoria con petición de exención.
    Malta. Materia escolar obligatoria con posibilidad de exención.
    Noruega. Materia escolar obligatoria con posible exención.
    Polonia. Libre elección.
    Portugal. Libre elección para los alumnos. No cuenta para nota.
    Reino Unido. Materia obligatoria en el currículo pero con posible exención.
    República Checa. Libre elección.
    Rumanía. Asignatura obligatoria en Primaria y de libre opción en Secundaria.
    Suecia. Materia obligatoria en el currículo escolar.
    Suiza. Obligatoria en algunos cantones y de libre elección, en otros.
    Turquía. Asignatura obligatoria pero con posible exención para los no musulmanes.
    Ucrania. Materia obligatoria en todos los niveles.

  2. NO EXISTEN ALUMNOS INCAPACES
    Cuando un niño fracasa en los estudios los padres se hacen mil preguntas. ¿Elegimos el colegio correcto? ¿Es culpa del niño, del profesor o nuestra? ¿Estamos a tiempo de resolverlo?
    El fracaso escolar se debe a la conjunción de varios factores, pero lo que está comprobado es que actualmente nuestros escolares se sienten desmotivados porque no son capaces de asimilar los contenidos que se les enseña. Año tras año, repiten los mismos temas, pero si no se han sentado las bases, de nada sirve.
    No hay alumnos incapaces, sino métodos ineficaces. Se obliga al alumnado a memorizar conceptos para pasar los exámenes, pero éstos se olvidan en cuanto se supera la prueba. Una vez transcurrido el tiempo, se frustran cuando no consiguen buscar en sus cerebros los contenidos que aprendieron.
    El objetivo no debe ser enseñar al alumno a retener información, sino que la asimile y sea capaz de pensar y asociar ideas. Su autoestima crecerá y su estímulo ante el estudio también.

    Se ha detectado además un fenómeno creciente en nuestra sociedad: los padres ejercen de profesores de sus hijos cuando finalizan su jornada laboral. Dedicarles este tiempo a las tareas escolares es injusto para ambos, ya que debería servir para compartir momentos de ocio en familia.
    Debe ser el alumno quien extraiga la información almacenada en su cerebro, para así, relacionando conocimientos y asociando ideas, saber en todo momento cómo recuperarla y expresarla.

  3. Pingback: Clase de Religión como en Europa | Clase Religión Hoy

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s