¿Quién inventó el fútbol?


¿Quién inventó el futbol?
“Los guaraníes inventaron el fútbol”, así titulaba el diario oficial del Vaticano: “L’Osservatore Romano”, en el que el periodista Gianpaolo Romanato señala que el deporte rey nació en el siglo XVII en lo que ahora es Paraguay.

La información está sustentada en el relato de un jesuita catalán llamado José Manuel Peramás, que pasó varios años en la Reducción de San Ignacio de Miní, al sur de la ciudad de Asunción, una de las 30 Reducciones que había en el Paraguay colonial.

Este describió en su obra “De vita et moribus tredecim virorum paraguaycorum”, publicado en 1793, algunas de las diversiones que tenían los guaraníes, con quienes convivía. “Solían también jugar con un balón, que, aun siendo de goma llena, era tan ligero y rápido que, en vez que lo golpeaban, seguía rebotando algún tiempo, sin pararse, impulsado por su propio peso. No lanzaban la pelota con la mano, como nosotros, sino con la parte superior del pie desnudo, pasándola y recibiéndola con gran agilidad y precisión”, escribió. Los guaraníes de hace tres siglos seguramente ya jugaban al balón con maestría. ¿Son los inventores del futbol?

7 Respuestas a “¿Quién inventó el fútbol?

  1. Marcaje a la religión
    La FIFA prohíbe a jugadores y técnicos realizar sobre el campo gestos y manifestaciones ostensibles de su credo

    I.Tylko | Johannesburgo – 01/07/2010
    De la clásica recomendación de no mezclar fútbol y política al ideario moderno de separar el balón de la religión para no incitar a la falta de decoro, a la división o al fundamentalismo. Jugadores y técnicos deben de tener especial cuidado en este Mundial con realizar gestos que muestren su credo, un asunto muy peligroso y considerado casi tabú por las altas instituciones. Joseph Blatter, presidente de la FIFA, se comprometió a castigar a quien manifieste de modo religioso en algún terreno de juego.

    La paciencia de Blatter se agotó en 2009, cuando Brasil conquistó la Copa de las Confederaciones. Durante la celebración del título, sus jugadores se reunieron en el centro del campo para rezar. Incluso algunos mostraron mensajes con frases cristianas de agradecimiento a Dios. “El gesto de los brasileños es inaceptable”, sentenció el presidente de la federación danesa de fútbol, Jim Stjerne Hansen, el primero en desatar las criticas.

    “La expresión de fervor religioso de los brasileños duró demasiado tiempo, lo que crea una confusión entre la religión y el deporte”, señaló en una carta que remitió a la FIFA. “Las sectas podrían utilizar el fútbol como publicidad”, comentó después el alto organismo internacional.Entre los futbolistas más fervientes destaca Kaká. La esposa del crack brasileño, Caroline Celico, fue noticia por un video colgado en ‘youtube’ donde testimoniaba su fe. Sostenía que “Dios ha puesto en las manos del Real Madrid el dinero necesario para reclutarnos a los dos y así podremos abrir una iglesia evangélica en Madrid”. Otros brasileños muy devotos son Lucio y Felipe Melo.

    Diácono y campeón

    En una entrevista concedida al diario italialino “La Stampa”, el ex de Mallorca, Racing y Almería no dudó en testificar su fe y manifestar su deseo de servir a Dios. Matizó que su segundo sueño es “ser campeón de Italia y del Mundo”. “Estoy estudiando con el objetivo de ser diácono de mi iglesia en Brasil, pero, para hacerlo, tengo que cambiar varias cosas y demostrar cada día que he cambiado. Por eso estoy estudiando la Biblia con un pastor brasileño misionero.

    Siempre he tenido fe, pero hacía cosas erróneas”, afirmó el futbolista.Ribery, que se hizo musulmán al casarse con su esposa Wahiba, de origen marroquí, y pasó a llamarse ‘Bilal’, levanta los brazos en dirección a Alá al inicio de cada partido. El delantero surcoreano del Mónaco, Joo Young Park, reza cada vez que marca un gol.También presume de religioso Maradona, que se ha acordado públicamente de Dios en varias ocasiones y suele tener en los partidos alguna imagen cristiana en la mano. El pasado 29 de septiembre, cuando su equipo estaba en plena lucha por clasificarse al Mundial y apenas marchaba quinto en la zona sudamericana, se puso en manos del Mesías.

    “El Barba (Dios) me salvó muchas veces; espero que esta vez también”, afirmó.Luego también está la religiosidad institucional, como la mostrada por federación española a principios de año, con un viaje a la Catedral de Santiago de Compostela liderado por el presidente, Ángel Villar, y el técnico, Vicente del Bosque, para ofrecer al Apostol de la ciudad el trofeo de la Eurocopa-2008.

    ‘Iglesia maradoniana’

    En las gradas, los hinchas no dejan de profesar su fe. Asidos a una bandera con la imagen de la Virgen de Guadalupe, un grupo de mexicanos oraban por un milagro, mientras en otro rincón cinco argentinos de la ‘Iglesia Maradoniana’ invocaban a ‘La Mano de Dios’ para conseguir el triunfo. Escenas como ésta se vivieron el pasado domingo en el Soccer City de Johannesburgo, donde la Albiceleste derrotó a la Tri en el cruce de octavos.”No encendimos velas, porque no usamos eso. Sólo pusimos una camiseta y una bombilla de mate, y cruzamos los dedos”, dijo a la agencia AFP Alfredo Alessio, un joven con la bandera argentina pintada en la cara. “Somos de la Iglesia Maradoniana de Olavarría, provincia de Buenos Aires, nuestra religión es el fútbol y nuestro único Dios, Diego”, declaró Marcelo, un tipo rubio y alto.

    Para no sembrar dudas, entre risas y bromas recitan a coro el salmo que identifica a los seguidores de esta “religión” nacida en 1998 de una broma de tres amigos, fanáticos hinchas del ‘Pelusa’, y propagada gracias a la internet. “Diego nuestro que estás en las canchas. Santificada sea a tu zurda, venga a nosotros tu magia. Háganse tus goles recordar en la Tierra como en el Cielo. Danos hoy la magia de cada día, perdona a los ingleses, como nosotros perdonamos la mafia napolitana, no nos dejes caer en off-side y líbranos de Havelange y Pelé. Diego”, recitaron los cinco olavarreños. “Claro que esto es una broma, pero nos divierte”, aclaró Alfredo.En las afueras del estadio, al terminar el encuentro, otro pequeño grupo de mexicanos se paseaban envueltos en enseñas con la imagen de su patrona. Tristes por la derrota, aseguraban haber disfrutado del partido, y reconocieron el esfuerzo de los suyos.

    “Una vez más jugamos como nunca y perdimos como siempre, pero es que Argentina tiene un gran equipo”, declaró Anael Irizondo, quien viajó desde Aguas Calientes a Sudáfrica invirtiendo los ahorros de dos años. “Nada, qué se le va a hacer. La rezamos a nuestra virgencita todo el partido, pero el balón no quiso entrar en la puerta”, añadió.En México, el deporte está unido al Acontecimiento Guadalupano. Muchos recuerdan al goleador Alberto García Aspe mostrar una camiseta con la imagen de La Virgen después de anotar un gol, o a Hugo Sánchez persignarse cuando perforaba las redes. Antes de partir para Sudáfrica, la selección del ‘Vasco’ Aguirre fue bendecida en una misa oficiada por el Arzobispo de Ciudad de México, Cardenal Norberto Rivera.

    Desde el comienzo de los tiempos, el fútbol es una religión y, aunque al decir del antropólogo francés Christian Bromberge, “no aporta ninguna salvación”, a millones de personas les alegra el alma y les compensa las decepciones. “Es cierto que se han comparado los estadios con santuarios y que existe mucha afinidad entre la pasión por el fútbol y la religión. Hay, en efecto, un espacio consagrado (el césped), oficiantes (los jugadores), feligreses con una gestualidad codificada similar a la liturgia, y toda una serie de actitudes mágico-religiosas”, escribió Bromberger.

  2. Uruguay es el único país laico de Sudamérica, sin embargo el fútbol es casi una religión: esta pequeña y poco poblada nación, cuyos presidentes han sido muchos directivos de clubes, se consagró al ganar los Mundiales de 1930 y 1950.
    Para comprender el increíble éxito de este país de apenas 3,4 millones de habitantes, que el viernes clasificó por quinta vez en su historia a unas semifinales mundialistas, hay que remontarse un siglo hacia atrás.
    “El fútbol es el mayor elemento de unidad entre uruguayos. Fue un elemento de cohesión social muy temprano. En 1916, Uruguay tenía dos jugadores negros en la Copa América en Buenos Aires”, un trofeo que ha ganado en catorce ocasiones (récord compartido con Argentina), recuerda Luis Prats, un especialista en la historia del fútbol uruguayo.
    “Los éxitos en la década de los 20 (los títulos olímpicos en París-1924 y Amsterdam-1928) generaron motivos de orgullo para este pequeño país que empezó a hacerse conocer en el mundo gracias al fútbol. Eso se vio bastante (claro) en el Mundial de 1930, que organizó”, añade este especialista.
    Esta primera Copa del Mundo (la primera de la historia) coincidía con las festividades del centenario de la Constitución de 1830, por lo que el principal estadio de Montevideo fue bautizado Centenario (declarado monumento del fútbol mundial).
    Veinte años más tarde, la Celeste escribió la mayor página de su historia, al derrotar a Brasil en el último partido del Mundial-1950 por 2-1 en Rio de Janeiro, cuando para la ”Seleçao” el empate era suficiente. Fue el segundo título mundial, conocido como el “Maracanazo”.
    La fiebre del fútbol alcanzó a la propia clase política. Varios destacados cuadros del partido Colorado (centro-derecha), en el poder durante casi todo el siglo XX, han sido directivos sobre todo de Peñarol, el club más popular del país, junto a Nacional.
    Julio María Sanguinetti (presidente de la República en los periodos 1985-1990 y 1995-2000) es presidente honorario aurinegro, mientras que Tabaré Vázquez, primer jefe de Estado de izquierda (2005-2010), dirigía a Progreso, un club pequeño y de un barrio popular que fue campeón en 1989, con Vázquez al frente.
    El actual presidente, José Mujica (izquierda), cenó con los jugadores celestes antes de la partida hacia Sudáfrica, y llama por teléfono al capitán Diego Lugano antes y después de cada partido.
    “Por su seriedad, nos han dado una enorme lección de compromiso, valentía y entrega”, destacó Mujica antes del partido de cuartos de final frente a Ghana.
    “Uruguay es un país que estuvo alejado del triunfo desde hace 40 años pero nunca dejó su cultura futbolística. Me sobran dedos de una mano para contar los países con una cultura futbolística como la nuestra”, había dicho el maestro Óscar Tabárez, seleccionador nacional, antes de jugar con Ghana.
    “Cuando hablo de cultura futbolística me refiero a cuando el fútbol es algo importante para cualquier habitante del país. El juguete más importante para un niño en Uruguay es una pelota de futbol. No sabría opinar si otros países los tienen”, añadió.
    En Uruguay, un tercio de los chicos de entre 6 y 13 años están inscritos en un club.

  3. Alfonso Gil Johannesburgo 4 jul (EFE).- Dios tuvo algunos despistes a la hora de adoptar decisiones en torno a los resultados de algunos partidos del Mundial y, por ejemplo, dejó a Argentina fuera de la final, mientras que la Virgen fue uruguaya y suya fue la mano de Luis Suárez que encarriló el pase de su selección hacia las semifinales.
    Las alusiones a la religión, en cualquiera de sus manifestaciones, y a los rezos y peticiones de los protagonistas del Mundial no han faltado en una competición que tiene su principal referencia teológica en la “Mano de Dios” con la que Diego Maradona apuntilló a la selección inglesa en el Mundial de 1986, en México.
    Precisamente ha sido el propio Maradona el que pareció entre todos los participantes en el Mundial tener más contactos en el ámbito divino.
    Así, anunció, no se sabe con qué fundamento que Dios iba a querer que Argentina estuviera en la final, aunque en alguna otra intervención no demostró tener una información tan precisa. “Ojalá Dios mire un poco por nosotros”, afirmó ante el encuentro contra Corea del Sur.
    La mayor parte de las alusiones religiosas han corrido por cuenta de los cristianos. Uno de ellos, el ghanés Asamoah Gyan, afirmó en la rueda de prensa previa al partido ante Uruguay que era de esa religión y que iba a rezar para que su selección lograra el objetivo de ser el primer equipo africano de la historia en las semifinales de un Mundial.
    Sus rezos no sólo no fueron escuchados, sino que hubo un poco de crueldad en el procedimiento que utilizó el destino para enviar a los ghaneses a casa.
    En el último minuto de la prórroga, con empate a uno, hubo una mano del uruguayo Luis Suárez en la línea de gol. Penalti y expulsión. Gyan se encargó de lanzar. El balón se estrella en el larguero. El árbitro pitó el final. Llegó la tanda de penaltis. La ganó Uruguay.
    Las “estrellas negras”, como son conocidos los ghaneses, se fueron a casa decepcionados por el resultado y con algunos rezos desatendidos.
    Quien, por contra, cobró protagonismo en este Mundial fue la Virgen María, ya que las manos de Luis Suárez, que abrieron primero el camino al desastre y después estuvieron en el origen de la gesta uruguaya, fueron atribuidas a ella por Óscar Tabarez, seleccionador de un país laico como Uruguay.
    “Los dirigentes me dijeron que la de Luis Suárez fue la mano de Dios y de la Virgen María”, explicó con humor el técnico uruguayo un día después de la milagrosa clasificación uruguaya.
    Al contrario de lo que le ocurrió a Maradona, en otras ocasiones, las decisiones divinas se cumplen. “Dios lo quiso así”, afirmó el camerunés Samuel Eto”o tras la eliminación de su selección en la primera ronda del Mundial.
    El argentino Martín Palermo dio gracias a Dios por su gol, el mexicano Javier Hernández consideró que gracias a él se le “dio anotar” ante Francia y el hondureño Julio César León, que se perdió el Mundial por lesión, esperó que Dios bendijera “la bendita bandera de Honduras”.
    El guardameta argentino Diego Pozo también tuvo tiempo para rogar a Dios que su selección no llegara a los penaltis contra Alemania.
    En esta ocasión, la petición fue atendida incluso con suficiencia.
    Para que no hubiera dudas, el deseo se cumplió con una victoria de Alemania por 4-0 que descartó cualquier posibilidad de que Pozo se sintiera decepcionado.
    No sólo los países latinos, la religión forma parte del juego, ya que, por ejemplo, la Iglesia Evangélica en Alemania consideró que los fieles podían rezar a Dios para pedir que Alemania consiguiera derrotar a Ghana.
    La historia de la relación entre la religión y el fútbol no va a terminar aquí porque nunca van a faltar en caso de éxito ofrendas florales a vírgenes y patronos locales sean o no aficionados al fútbol, ni aficionados con las manos juntas que imploran en el estadio que el penalti entre o no en función de los intereses de sus colores.
    Tampoco van a perderse algunas expresiones como la de “Hoy no ganamos ni de milagro” o “Este partido no lo arregla ni…”. EFE ag/jag

  4. Destacan conversión al catolicismo de futbolista holandés que eliminó a Brasil

    BUENOS AIRES, 06 Jul. 10 (ACI).-El diario La Nación de Argentina reveló que el futbolista holandés Wesley Sneijder, autor del gol que eliminó a Brasil del Mundial Sudáfrica 2010, se convirtió al catolicismo y recibió el Bautismo poco antes de viajar al campeonato de fútbol.

    En la nota titulada “Gol espiritual de un astro del fútbol holandés”, el periodista Mariano de Vedia sostiene que Sneijder “llegó totalmente renovado” al torneo mundial. “A fines de mayo se convirtió al catolicismo y se bautizó en una capilla de Milán, cercana a la ciudad deportiva del Inter, donde el brillante futbolista no se cansa de ganar títulos. Influyó en esa decisión su novia, la actriz y modelo holandesa Yolanthe Cabau, nacida en la española Ibiza, con quien ha tomado la decisión de casarse por iglesia luego del Mundial. También lo motivó su amistad con Javier Zanetti, compañero en el Inter, capitán y católico practicante, que se quedó sin Mundial, pero celebró su bautismo tanto como los campeonatos que este año ambos conquistaron en Italia y en Europa”, explica.

    Según el diario, Sneijder ha declarado que fue “a Misa una vez junto a mis compañeros y sentí una fuerza y una confianza que me turbaron” por lo que siguió las clases de catecismo para adultos con el capellán del Inter.

    “Ya en Sudáfrica, explicó que reza todos los días y los domingos va a misa y comulga con Yolanthe, quien le regaló un rosario que él siempre lleva en su cuello. ‘La fe me da fuerzas. A veces mis convicciones me mantienen firme y me llenan de determinación. Todos los días recito el Padrenuestro con ella. Busco siempre, antes de comenzar las partidas, una esquina para rezar'”, agrega el futbolista que posiblemente juegue en el decisivo partido de Semifinal frente a Uruguay.

  5. Sneijder estrena su condición de católico llevando a Holanda a la final del Mundial de Fútbol
    Ya es considerado como el mejor jugador en Sudáfrica 2010, desequilibró el partido y encarriló la victoria frente a Uruguay por 3-2; lo que pocos saben es que recientemente Sneijder se convirtió al catolicismo por amor

    ForumLibertas.com

    Wesley Sneijder es el nuevo héroe futbolístico de Holanda. Su brillante trayectoria a lo largo del Mundial de Fútbol Sudáfrica 2010 y el decisivo gol que desequilibró el 1-1 frente a Uruguay en el partido jugado este martes, 6 de julio, y que encarriló la victoria por 3-2 ante los uruguayos le han convertido en el mejor jugador de esta competición.

    En tan sólo tres minutos, el gol de Sneijder y otro tanto marcado por Arjen Roben se sumaron al de Giovani van Bronckhorst y dieron el pase a la final a Holanda, con lo que optará por tercera vez a ganar la Copa del Mundo después de 32 años.

    Holanda inició bien temprano su pase a la final para intentar por tercera vez ganar la Copa del Mundo. Fue gracias al ex azulgrana Van Bronckhorst, que marcó posiblemente el mejor gol del Mundial después de empalmar un zurdazo desde más de 30 metros que se coló por la escuadra, a pesar del esfuerzo de portero Muslera que logró rozar el Jabulani, el polémico balón de esta competición.

    Poco después, Diego Forlán, el goleador del Atlético de Madrid, se inventó un potente disparo desde fuera del área que sorprendió al gigante Stekelenburg y empató el partido.

    La magia de Sneijder

    Sin embargo, dos sucesivos goles de Sneijder y Roben inclinaron la balanza a favor de Holanda y le dieron el pase a la final, que disputarán con el ganador del partido Alemania-España que se juega este miércoles.

    La magia de Sneijder, con el numero 10 a la espalda, se plasmó al disparar desde el lugar menos pensado para que, entre un mar de piernas, la pelota se perdiera de la vista del portero contrario, quien apenas atinó a lanzarse cuando el balón ya había cruzado la línea.

    Poco después, no podía faltar la aportación de Robben, quien con un cabezazo suave pero extremadamente colocado lograba el 3-1. Ya en el tiempo de descuento, Maxi Pereira marcó el definitivo 3-2 (ver audiovisual).

    De esta manera, lo que no pudo lograr la ‘naranja mecánica’ de Cruyff en Alemania 1974 y luego en 1978 lo podría alcanzar ahora el equipo que dirige Bert van Marwijk.

    En cualquier caso, ocurra lo que ocurra en la final, lo que nadie parece poner en duda es que Sneijder es el merecedor del Balón de Oro 2010. Tras ganarlo todo con el Inter de Milán (Scudetto, Copa y Champions League) ahora es el principal artífice de que Holanda aspire a ganar el Mundial.

    “Es increíble, estamos en la final y listos para ganarla. Ganar títulos con tu club es hermoso, pero llegar hasta aquí con tu selección es extraordinario. Es algo tremendo, fantástico… estamos en la final y listos para ganarla. No hay nada más grande que una Copa del Mundo”, dijo tras su triunfo sobre Uruguay.

    Bautizado por amor

    Sin embargo, lo que muy pocos saben es que Sneijder se convirtió al catolicismo por amor poco antes de desplazarse a Sudáfrica para participar en el mundial. Fue a finales de junio, en Milán, en una ceremonia privada en la que el delantero de la selección holandesa se bautizó para poder casarse por la Iglesia con su novia Yolanthe Cabau, holandesa nacida en Ibiza.

    El holandés dice que tomó la decisión tras una experiencia con sus compañeros del Inter. Concretamente, le motivó su amistad con Javier Zanetti, católico practicante. Pero la verdad es que ha influido mucho en su decisión su novia, creyente, quien le regaló un rosario que siempre lleva en el cuello. Yolanthe es actriz, presentadora y modelo.

    Animado por su novia, el jugador siguió un curso de catecismo para adultos, según informaron los medios holandeses ‘RKK’ y ‘De Volkskrant’. “Fui a misa una vez junto a mis compañeros, y en su forma de tomar parte en ella sentí una fuerza y una confianza que me turbaron”, recuerda.

  6. Leemos en la página de la COPE:
    http://www.cope.es/religion/09-07-10–futbol-cree-dios-192024-1

    El fútbol cree en Dios

    Inmersos en un Mundial donde se ha prohibído toda manifestación religiosa, el periodista y colaborador de El Espejo y de La Linterna, Carlos González (Charly), analiza cómo, para algunos profesionales del deporte, su fe es más importante que el balón y que la cantidad de millones que desbordan sus contratos.

    comentar | reenviar | imprimir
    Redacción Religión – 09-07-2010
    Facebook Twitter

    El jugador brasileño Kaká “dando gracias a Dios”

    + audiosAUDIOS
    EL FUTBOL CREE EN DIOS – Charly

    Para muchos, el fútbol -el “deporte rey”- es una religión. La fe -esa compañía que nunca te deja sólo- no entiende mundiales, de primera, segunda o tercera división, ni de titulares o suplentes… En estos momentos de locura futbolística provocada por un Mundial capaz de paralizar países enteros, y en el cual se ha prohibido todo símbolo religioso, futbolistas, entrenadores y directivos, confiesan que, para ellos, Dios es más importante que el balón y que la cantidad de millones que desbordan sus contratos.

    El detalle de ver a David Beckham con un Cristo tatuado en su costado, me ha hecho recordar a Kaká celebrando el triunfo de su selección de rodillas, con los brazos en alto y con el mensaje “pertenezco a Jesús” en su camiseta, o a Pelé –el mejor jugador de todos los tiempos- agradeciendo a Dios el don de jugar al fútbol. Pero éstos no son los únicos… Roberto Donadoni, el que fuera jugador y entrenador de la selección italiana, señaló que, ante la pérdida de valores que se vive en el deporte actualmente, Benedicto XVI y Juan Pablo II “son inspiradores de vida y comportamiento”.

    Aún analizando a fondo esta línea tan fina que separa la creencia de la superstición, considero significativa la actitud de estos profesionales del deporte que, sin tapujos, posponen su fe a una portada de alto precio… incluso aunque esto pueda perjudicarlos en su carrera futbolística. Es relevante saber que no todos los jugadores se mueven para y por el dinero, y que todavía queda un hueco para la espiritualidad.

    Me alegra ver al jugador sevillista Jesús Navas con el mensaje “Dios es amor” escrito en sus botas, leer que el ex-delantero argentino Gabriel Bautista reconocía ser un fiel creyente y rezar tres veces al día o escuchar al jugador del Deportivo Juan Carlos Valerón decir pondría la otra mejilla porque su vida va en función de su creencia. Ronaldo, el brasileño que fuera jugador del Real Madrid, recuerda especialmente su encuentro con Juan Pablo II en 1998, confesando que fue un momento inolvidable, que le temblaban las piernas y que jamás se había emocionado tanto. Otros de los protagonistas son Javier Zanetti, del Inter de Milán -quien asegura que “estar cerca de Jesús implica ser una persona feliz” porque cada segundo siente a Dios en su vida-, el nigeriano Kanú, quien afirma que no puedes basar tu vida sobre el fútbol o el éxito porque cuando falle estarás perdido y sólo Dios es eterno, o el alemán Oliver Bierhoff, que ríe al recordar que cantaba en el coro de su parroquia…

    Pero el milagro no acaba ahí… Entrenadores como Javo Irureta, Javier Clemente o Juan Ramón López Caro han dejado claro que “uno es feliz cuando asume valores que Cristo nos enseñó” y, así, se lo han enseñado a sus jugadores.

    Como bien decía Chesterton, “el hombre que tiene fe ha de estar preparado, no sólo a ser mártir, sino a ser un loco”. Y sin locos como ellos, el mundo sería distinto… no olvidemos que los locos abren los caminos que, más tarde, recorren los sabios.

  7. Leem0s en la tarde.com

    La religión del gol
    HERNÁN ALVAREZ VILLEGAS

    La palabra religión proviene de liga y puede significar unión, fraternidad, marcha en una misma dirección, unidad y muchas cosas más, que sin lugar a dudas, están representadas perfectamente en el Fútbol, como se está demostrando en el Mundial 2010.

    Más, vale la pena recalcar, que las religiones tradicionales, lejos de unir, de propender por la fraternidad, se han caracterizado por su intolerancia, por despertar y cultivar el odio hacia el otro, por destruir y por levantar barreras entre los pueblos y los hombres.
    Hoy, el dios gol logra agrupar a gentes de todos los pueblos, de todas las creencias, de las más variadas lenguas, costumbres, religiones o colores de la piel en edificaciones -estadios- que ni siquiera se soñaron nuestros antepasados en tamaño, magnificencia, colorido, arte y arquitectura. Todos, codo a codo, en absoluta paz, rinden tributo a su equipo, lloran o gritan de alegría según las circunstancias, y a la salida, quedan citados para una nueva contienda, un nuevo encuentro.
    Claro que a veces aparecen fanáticos, como los ha habido en toda la historia, que no entienden la filosofía del asunto y que se van a los extremos, a la violencia ciega y convierten al estadio en un campo de batalla, pero, afortunadamente son unos pocos, y, estoy seguro que se sienten avergonzados cuando por televisión ven el comportamiento “civilizado” de las mayorías.
    Y, es que llama la atención que en los estadios no hay mallas que separen al público de los jugadores, y emociona observar como el jugador que acaba de meter un gol, se acerca hasta la tribuna para besar o abrazar a alguien muy querido. No se requiere de un agente de policía cada dos metros.
    De todas maneras, aceptémoslo o no, ya no son las iglesias o las catedrales los edificios más suntuosos o imponentes de las ciudades; han sido desplazados por los estadios, pues no hay pueblo, por insignificante que sea, que no tenga por lo menos un terreno muy grande, plano y bien cuidado, para jugar al fútbol y donde todos los días asisten, tanto para jugar como para observar, desde los niños hasta los ancianos.
    Cómo irán a interpretar todo esto los arqueólogos dentro de tres o cuatro mil años? Soñar no cuesta nada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s