EL fútbol y la religión

El fútbol es el deporte más practicado en los cinco continentes
Con la Copa Mundial FIFA Sudáfrica 2010, más que nunca los ojos del mundo se centran en las competencias que se desarrollarán en los estadios sudafricanos.  Son muchos los cristianos seguidores del fútbol. Y el fútbol tiene mucho que ver con valores cristianos, porque la pasión por el fútbol, no es ajena a la vivencia cristiana. En el fútbol se pueden descubrir muchos valores cristianos.
Gracias por el fútbol

Oración por el Fútbol y el Deporte
Dios Padre de bondad,
te alabamos por la vida que nos regalas
y por todos los valores humanos
presentes en el fútbol y el deporte
donde reconocemos tu infinito amor.
Te bendecimos, Padre
porque nos diste el don del juego
que nos permite divertirnos y crecer
física y espiritualmente.
Bendice, Señor,
a todos los futbolistas y deportistas,
a sus familias y a quienes les apoyan.
Ayúdales a sacar el mayor bien
de su talento y espíritu de equipo.
Que sean siempre personas sanas,
honestas y solidarias.
Calendario partidos

La Religión tiene un lugar importante en el Mundial

La religión es una parte importante en la vida de muchos futbolistas presentes en el Mundial de Sudáfrica-2010, con casos como el brasileño Kaká, el técnico argentino Diego Maradona o el francés Franck Ribery, convertido al Islam.

Todos ellos, deberán ser cuidadosos durante el Mundial de Sudáfrica ya que la FIFA prohíbe a los futbolistas de cualquier país, liga y competición profesional gestos religiosos.

Joseph Blatter, presidente de la organización, fue tajante al principio de este año, y se comprometió a castigar a cualquier futbolista que manifieste una acción religiosa dentro del terreno de juego.

Su paciencia se terminó hasta en 2009 cuando la selección brasileña se proclamo campeona de la Copa de las Confederaciones.

Durante la celebración del título se reunieron en el centro del campo para agradecer en oración, incluso algunos mostraron mensajes con frases cristianas de agradecimiento a Dios.

“El gesto de los brasileños es inaceptable”, fueron las palabras de sentencia del presidente de la federación Danesa de futbol, Jim Stjerne Hansen, quien fue el primero en desatar las criticas.

“La expresión de fervor religioso de los brasileños duró demasiado tiempo, lo que crea una confusión entre la religión y el deporte”, señaló en una carta que remitió a la FIFA.

“Las sectas podrían utilizar el fútbol como publicidad”, comentó después la FIFA.

Entre los futbolistas más religiosos destaca el brasileño Kaká. La esposa del crack brasileño, Caroline Celico, fue noticia en España por un video colgado en youtube donde da testimonio de su fe, incluyendo que “Dios ha puesto en las manos del Real (Madrid) el dinero necesario para reclutarnos a los dos y así podremos abrir una iglesia evangélica en Madrid”.

Cuando recibió el Balón de Oro en 2007, uno de los momentos cumbre de su carrera, Kaká también dio muestras de su fe.

“Se lo dedico a Dios, porque es Él el que me ha dado este don y el que me ha permitido ser feliz con el fútbol, sin Él no lo habría logrado”, señaló.

Otros brasileños muy religisos con Lucio y Felipe Melo, que ha manifestado que su primer deseo es convertirse en diácono de su iglesia, en su país.

En una entrevista concedida al diario italialino La Stampa, Melo no dudó en testificar su fe y manifestar su deseo de servir a Dios. Además manifestó que su segundo sueño es “ser campeón de Italia y del Mundo”

“Estoy estudiando con el objetivo de ser diácono de mi iglesia en Brasil, pero, para hacerlo, tengo que cambiar varias cosas, tengo que demostrar cada día que he cambiado. Por eso estoy estudiando la Biblia con un pastor brasileño misionero. Siempre he tenido fe, pero hacía cosas erróneas”, afirmó el futbolista.

El francés Franck Ribery, que se hizo musulmán, al casarse con su esposa Wahiba, de origen marroquí, y pasó a llamarse ‘Bilal’, levanta los brazos en dirección a Alá al inicio de cada partido.

El delantero surcoreano del Mónaco, Joo Young Park, reza cada vez que marca un gol.

Una persona muy religiosa también es el técnico argentino Diego Maradona, que se ha acordado de Dios en varias ocasiones y que tener en los partidos alguna imagen o elemento religioso en la mano.

El pasado 29 de septiembre, cuando su equipo estaba en plena lucha por clasificarse al Mundial, se puso en manos de Dios.

“El Barba (Dios) me salvó muchas veces; espero que esta vez también”, afirmó Maradona, cuando Argentina ocupaba el quinto puesto en el clasificatorio y no tenía asegurado su pasaje al Mundial.

También está la religiosidad institucional, como mostró la federación española a principios de año, con un viaje a la Catedral de Santiago de Compóstela, con una expedición liderada por el presidente Angel Villar y Vicente del Bosque, para ofrecer al Apostol de la ciudad el trofeo de la Eurocopa-2008.

16 Respuestas a “EL fútbol y la religión

  1. Por qué estas prohibiciones. Leer lo que sigue:
    Por recomendación expresa de la FIFA, Dios, el “décimosegundo jugador” de Brasil, tendrá que quedarse en el banquillo durante la disputa del Mundial de Sudáfrica. No se permitirán mensajes en camisetas como el ‘I belong to Jesus’ de Kaká o actos como los de Lucio dirigidos a ‘dios’ en el terreno de juego. “Nos pidieron que obedezcamos el reglamento”, dijo a el jefe de prensa de la selección brasileña, Rodrigo Paiva, al aludir a la norma que prohíbe la exhibición de camisetas con mensajes personales, políticos o religiosos durante el partido.

    El pedido de la FIFA refleja la preocupación de la máxima entidad del fútbol mundial ante las cada vez más fervorosas manifestaciones de religiosidad por parte del equipo “pentacampeón”, en el que aumenta cada año el número de seguidores de las iglesias evangélicas pentecostales, que estimulan a sus fieles a buscar nuevos adeptos. El hecho que generó la intervención ante la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) ocurrió hace poco menos de un año, cuando el defensa Lucio, capitán del equipo, comandó un rito religioso en el centro de la cancha del estadio Ellis Park de Johannesburgo, después de que Brasil se coronara campeón de la Copa Confederaciones con una remontada de 3-2 sobre Estados Unidos en la final.

    La exhibición pública de fervor religioso sorprendió al público y generó una protesta ante la FIFA por parte del presidente de la Federación Danesa de Fútbol, Jim Stjerne Hansen. “No hay lugar para la religión en el fútbol. Mezclar religión y deporte como se hizo significó casi crear un acto religioso en sí mismo. Así como no podemos permitir que la política se mezcle con el fútbol, también la religión debe quedar excluida”, se quejó.

    El incidente no resultó en sanciones contra Brasil, que tampoco fue castigado tras alzarse con el “pentacampeonato” en Corea/Japón 2002, cuando el astro Kaká exhibió ante las cámaras una camiseta con la inscripción en inglés “I Belong do Jesus” (Yo pertenezco a Jesucristo). Sin embargo, una fuente allegada a la FIFA aseguró a dpa que la entidad desea “moderar” ese tipo de manifestaciones en Sudáfrica, y que se lo hizo saber a Brasil ya el año pasado. La recomendación fue reiterada a los dirigentes de la “verdeamarela” en uno de los “workshops” realizados antes del Mundial.

    “En realidad, el tema de lo que hicieron los brasileños en la Copa Confederaciones planteó para la FIFA una situación nueva. Aunque no fue estrictamente antirreglamentario y pese a que ocurrió después del partido, se considera que el acto violó el espíritu de la regla”, dijo la fuente, quien pidió no ser identificada. En Alemania 2006, la influencia de los llamados “atletas de Cristo” en la selección brasileña fue equilibrada por la presencia de los “fiesteros”, comandados por Ronaldo, Ronaldinho y Adriano, cuyo “templo” preferido eran las discotecas.

    Pero después de que el seleccionador Carlos Dunga asumiera el mando y expulsara a los “fiesteros”, el grupo de los pentecostales se afianzó. El propio asistente técnico de la selección, el ex jugador Jorginho, está entre los líderes de los “atletas de Cristo”, un grupo que reúne además a seis futbolistas del plantel, comandados por Kaká -quien ya anunció que se convertirá en predicador tras abandonar el fútbol- y por el capitán Lucio, el más ardoroso seguidor de la Bíblia en el grupo.

    Una fuente de la delegación brasileña aseguró que los “pentacampeones” están dispuestos a dejar a Dios en el banquillo durante el Mundial, pero pronosticó que, si los sudamericanos conquistan su sexto título, “no habrá forma de impedir las manifestaciones de fervor religioso”.

  2. Sería bueno que los chicos y chicas, que seguís los cursos de religión en este Instituto, tomárais conciencia de que más de 72 millones de niños en el mundo no tienen acceso a la enseñanza. Lo que repercutirá muy negativamente en su propio desarrollo y el de sus países, que suelen ser pobres. ¿No creéis que si jóvenes y mayores nos lo propusiéramos haríamos un mundo más justo y humano? Pues esto es un deber de todos los ciudadanos antes que de los políticos.
    El sueño de Jesús era implantar el Reino de Dios en el mundo y esto se consigue haciendo que triunfe la solidaridad sobre el egoísmo, la libertad sobre la opresión, la justicia contra las injusticias de todo tipo y el amor sobre el odio .
    La verdadera religión es hacer posible este Reino de Dios aquí en el mundo transformándole por completo.
    ¡Manos a la obra!

  3. Me parece muy buena la reflexión F.Margallo.
    estaría muy bien que todos los niños del mundo tuvieran acceso a la educación y necesidades básicas.

  4. Yo también creo que la verdadera religión es hacer posible el Reino de Dios y que si todos nos lo proponemos seguro que lo conseguimos.
    En clase de religión se ha aludido muchas veces a estas cuestiones…

  5. Efectivamente, coincido con la reflexión de f.margallo. Me parece muy positiva por que los niños necesitan educación lo que se puede consequir con una buena atención en clase de religión.
    En clase de religión hemos visto con frecuencia esos deseos que expresa Margallo.

  6. Me parece buena la reflexión de F.Margallo
    porque muchos niños nesecitan atención ademas de educación.

  7. XIX edición del Campeonato Mundial de Futbol, el primero en tierras africanas. El campeonato mundial de fútbol quiere ser una ocasión para hacer reflexionar a deportistas y apasionados de todo el mundo sobre temas como la trata de personas y la plaga del SIDA-VIH.

  8. Mundial: futbolistas cristianos manifiestan públicamente su fe
    Fuente:
    JOHANNESBURGO, 14/06/2010 (ProtestanteDigital.com)

    Su talento les ha llevado a lo más alto de la competición: disputar un mundial. Viven el sueño que muchos quisieran cumplir y lo agradecen a Dios. Los brasileños Kaká y Lucio, el centrocampista paraguayo Jonathan Santana, o Vincent Enyeama, el portero nigeriano que amargó el debut de Messi, hablan de su fe sin tapujos. Aunque la FIFA no les deje manifestarlo en el terreno de juego, su testimonio sale a la luz.

    En el caso de Jonathan Santana, su historia va más allá del triunfo deportivo. «Dios me salvó, hizo un milagro», asegura el centrocampista que en 2002 estuvo en estado crítico tras ser tiroteado en Argentina. Ocho años después, forma parte del plantel paraguayo que participa en la copa del mundo en Sudáfrica.

    A su compañero Cabañas le pasó algo parecido hace poco. Y como el delantero, Santana pudo seguir vivo para contarlo, volver a jugar al fútbol y debutar ante Italia en un Mundial. Y todo gracias a una intervención divina, a la ayuda de Dios. «Él me salvó», asegura, haciendo gala de una fe que impregna todas las facetas de su vida.

    ESQUIVÓ LA MUERTE… Y DA GRACIAS A DIOS
    Nacido en Buenos Aires hace 28 años, Santana comenzó su relación con el balón a los ocho años en el club General Paz del barrio porteño de Mataderos. Se formó en las categorías inferiores del San Telmo, pasó al Almagro y en 2001, a los 19 años, debutó en la Primera División argentina.

    La vida le sonreía, aunque todo estuvo a punto de truncarse el 3 de febrero de 2002. Aquella jornada, Santana se dirigía a Ezeiza, a un entrenamiento de su equipo, por la autopista 25 de mayo en un Renault Megane que conducía su padrastro cuando, a la altura de Villa Solati, un Twingo se colocó a su par y dos desconocidos le dispararon tres balazos del calibre 22. El futbolista recibió el impacto de dos proyectiles, uno en el hombro y otro en el cuello, por lo que tuvo que ingresar en el hospital en estado crítico. Allí fue sometido a una traqueotomía de urgencia y a una intervención quirúrgica que acabaron salvándole la vida.

    Su evolución fue satisfactoria y, de forma increíble, seis meses después Santana volvió a vestirse de corto con el San Lorenzo de Almagro. Posteriormente pasó a River Plate y actualmente milita en el Wolfsburgo, una carrera notable que, después de obtener la nacionalidad paraguaya en 2007, le ha permitido alcanzar la condición de mundialista.

    El centrocampista recuerda todavía aquel episodio trágico que a punto estuvo de terminar con su vida y no duda en reconocer, debido a su profunda religiosidad, que la intervención divina fue fundamental en su salvación. «Yo ya había aceptado a Cristo en mi corazón mucho antes de aquel episodio, aunque admito que me sirvió para afianzarme en mis creencias y poder superar ese mal momento. Soy muy creyente. Entiendo perfectamente que para aquél que no conoce a Dios esta frase resulte chocante, pero yo viví muchas cosas en las que él me ha mostrado que tiene fidelidad. Yo soy cristiano, pero lo mío es una forma de vida y sé que Dios tuvo mucho que ver en que yo me salvara aquel día. Después de aquel capítulo de mi vida conocí mucho más a Dios. Me di cuenta de que no consiste sólo en leer la Biblia, sino en tomarle como un amigo», relata.

    Su fe es conocida en Sudamérica desde hace muchos años. Durante su periplo en River Plate, Santana lideró junto a Radamel Falcao, actual delantero del Oporto, un grupo que algunos bautizaron como La banda de Dios y en el que varios futbolistas se reunían en una iglesia para orar, leer la Biblia y relatar sus experiencias personales. El paraguayo reconoce que cada vez que sale a jugar pide a Dios que le proteja, pero admite que «tengo claro que él no siente predilección por ninguna camiseta de fútbol, por lo que la oración la aplico más en mi vida personal».

    Nueve años después de ver de cerca la muerte, Santana sigue teniendo claro que fue la intervención divina la que hoy le permitirá debutar en un Mundial (ayer, ante Italia). «Es por su amor por lo que yo vivo y quiero vivir. Y ese amor es para todo el mundo, no hay excepción. Por eso hay que tomar una decisión en la vida y veces humillarse ante Dios. Él siempre nos va a estar esperando con los brazos abiertos».

    ENYEAMA, LA «MANO DE DIOS» ANTE MESSI
    El portero nigeriano Vincent Enyeama no pudo disfrutar plenamente en su primer partido del Mundial. A pesar de ser designado el mejor jugador durante los 90 minutos, su equipo perdió ante la poderosa selección argentina. Sin embargo, si alguien evitó una goleada fue Enyeama, que evitó en varias ocasiones el gol de Messi, Higuaín o Tévez.

    «Mi secreto es Dios», afirmó el portero. «Creo mucho en Dios y él marcó la diferencia. Dios es mi secreto. Me tranquiliza», insistió. Enyeama tapó cuatro tiros con destino de red nada menos que a Messi y dos a Higuaín. Despejó balones que buscaban rincones lejanos y también ganó un par de mano a mano.

    El portero, quien milita en el Hapoel israelí desde el 2007 y juega en la selección desde el 2002, dijo que le atrapó tantos balones a Messi porque vio «varios partidos de la liga española, pero sobre todo por la gracia de Dios».

    FRANCO, SELECCIÓN DE MÉXICO
    Como una bendición de Dios, así calificó el delantero de la Selección Mexicana, Guillermo Franco, el hecho de poder jugar la inauguración del Mundial de Sudáfrica 2010.

    «Es una bendición de Dios, no todo el mundo tiene la posibilidad de inaugurar un Mundial, somos concientes de los millones que presenciaron el juego. Más allá de los grandes nombres y de las personalidades, para nosotros es una bendición de Dios el hecho de ser los escogidos para poder inaugurar una Copa del Mundo», mencionó el atacante.

    Esta es la segunda Copa Mundial de la FIFA para el delantero del West Ham United tras su participación con el Tricolor en Alemania 2006. Franco es reconocido como un cristiano comprometido. Durante la celebración del campeonato de la selección mexicana en la Copa de oro 2009 al Guille Franco, mostraba con convicción una camiseta con la frase «I Love Jesus», «Yo amo a Jesús».

    «THE PRIZE» EN TODO EL MUNDO
    El documental «The prize» es una historia de 30 minutos sobre seis futbolistas que esperan disputar la copa del mundo con el deseo de ganarla. Las historias de Lucio o Kaká se encuentran entre ellas. El documental narra cómo estos jugadores descubrieron que el verdadero premio no se encuentra en un balón o en un juego, sino en una nueva vida que sólo puede ser obtenida en relación con Jesucristo.

    El documental ya se está emitiendo en varios países, además de ser repartido en clubs, colegios y otras entidades deportivas. Los DVDs del documental han sido traducidos a 49 idiomas.

  9. ¿Hemos convertido el fútbol en una religión?
    17.06.10 – 02:47 – ALFREDO TAMAYO AYESTARÁN |

    Fuente: http://www.diariovasco.com/v/20100617/opinion/articulos-opinion/hemos-convertido-futbol-religion-20100617.htmlI

    Sin duda no es posible negar lo que tiene en sí de genial el invento de este deporte que llamamos fútbol. Toda mi admiración para aquél o aquellos que idearon este juego que ha ido convirtiéndose en el deporte-sol hasta constituir un sector significativo de nuestra cultura del ocio. También sin duda se debe a la televisión el que haya llegado hasta las regiones más remotas. Y haya arraigado en ellas. Probablemente nunca un campeonato mundial de fútbol habrá tenido tantos televidentes como tiene el actual de Sudáfrica.
    Pero hay que decir también que lo que podríamos designar como ‘pureza deportiva’ del fútbol no ha caminado a la par con su increíble expansión, sin negar para nada lo que haya podido ganar en sabiduría y vistosidad. Contra esa pureza deportiva se alza sin duda el hecho de la conversión progresiva del fútbol en materia de negocio y de mercado. Los grandes equipos de fútbol están en manos de sociedades millonarias y los jugadores son mercancía humana que se compra y se vende a alto precio, un precio del que participan naturalmente los futbolistas. La mercantilización del fútbol es un hecho más negativo que positivo y que hoy por hoy parece irreversible.
    Pero no es esa mercantilización del deporte-sol aquello en que quiero insistir sino en el carácter de religión de masas que ha ido revistiendo de manera creciente. Los analistas de los fenómenos sociales nos hablan hoy de una vuelta del fenómeno religioso. Es una vuelta muy especial bajo formas y acentos muy diversos. Se habla de que «los dioses vuelven de paisano». Vuelve lo religioso hasta allí de donde se lo había expulsado al parecer de modo definitivo como es el ámbito del pensamiento filosófico. Filósofos como Vattimo, Lévinas, Trías, Habermas dan fe de ello. Vuelve lo religioso con sus trascendencias más o menos grandes y significativas. Las nuevas religiones suelen ser calificadas de religiones civiles, de religiones de sustitución, de trivializaciones de lo sagrado. Estas religiones tienen su mitología, sus símbolos, sus rituales, sus dogmas, su culto a lo que fascina y arrebata el ánimo, su vestimenta, sus himnos, sus formas de comportamiento. Ha sido el sociólogo José María Mardones uno de los primeros en calificar el fútbol de «religión civil de masas» y en vincular fútbol con nacionalismo o culto a la nación.
    Creo que el actual campeonato mundial de fútbol nos puede ofrecer una buena comprobación de esta tesis de Mardones. Al que contemple o haya contemplado la ceremonia de inauguración no se le puede escapar que todo aquel precioso espectáculo tiene todos los caracteres de una liturgia secular. El orden y ritual de los desfiles, las banderas, los himnos, las selecciones con su especial atuendo, el no haber dejado nada a la improvisación remedan muy de cerca la mejor ceremonia cultural de las grandes religiones. Más tarde, iniciada ya la contienda deportiva las selecciones se enfrentan como selecciones ‘nacionales’. Se llaman ‘la roja’, ‘les bleus’, ‘la albiceleste’, ‘la canarinha’, etc. Será un acto de culto a lo nacional, a los valores patrios. Los sacerdotes u oficiantes serán los ‘selectos’ al servicio de su nación y los periodistas deportivos que transmiten el encuentro los portavoces de la liturgia, los predicadores que durante la contienda parecen entrar en trance al modo de lo que sucede en las religiones primitivas cuando nos transmitan un interminable ‘gol, gol, gol’.
    En esta religiosidad secular que es hoy el fútbol de élite se advierte un doble rostro. El primero y, a mi juicio, positivo es que en el entusiasmo por el fútbol lo mismo que en el resto de religiones de sustitución se pone de manifiesto entre otras cosas esa necesidad que tiene el ser humano de adorar algo, de creer en algo, de orientarse hacia lo que está más allá de sí, hacia lo que le trasciende. Amén, por supuesto, de olvidar por unos momentos el lado duro y amargo de la vida. Pero está también el rostro negativo. Todas las religiones, las grandes y las pequeñas, las tradicionales y las que llamamos religiones de sustitución como el entusiasmo y entrega al espectáculo del fútbol pueden degenerar y degeneran en eso que designamos como fundamentalismo.
    Existe sin duda el fundamentalismo en la religión futbolística. Y lo veremos ahora bajo la forma de nacionalismo o patriotismo exagerado. La llamada ‘roja’ revestirá caracteres míticos jaleada por aficionados portadores de los signos patrios de camisetas, bufandas y banderas. Olvidará las sumas millonarias prometidas a los jugadores ya millonarios en el caso de que triunfen y el hecho de que pasadas unas cuantas semanas toda aquella parafernalia será sólo tema de recuerdo y que seguirá siendo una terrible verdad que es nuestro país el que se lleva en Europa la palma en el número de personas en paro laboral y que, como acaba de anunciar el Banco Mundial, la situación económica de España es en estos momentos «muy grave».

  10. Leo en Hispanidad.com, viernes, 18 de junio de 2010

    Dios excluido de los Mundiales

    Sr. Director:
    La noticia nos deja, a muchos, estupefactos: el heredero de la gran multinacional multimillonaria de la Fifa, Joseph Blatter, ha sentenciado: “cualquier manifestación religiosa debe quedar fuera del fútbol”, por lo que los jugadores no podrán ni santiguarse ni mostrar su fe en la camiseta.
    Así de claro: Dios excluido de los Mundiales. Lo disculpa su portavoz, Andreas Herren: es para “no incitar a la violencia”. Pero, ¿cuándo ha habido violencia en los estadios por símbolos religiosos? ¿Cuál es la verdadera causa de esa imposición de la FIFA contra los creyentes, cristianos musulmanes, hindúes…? Se trata de un ataque frontal a los derechos humanos.
    ¿Conoce, la FIFA, el artículo 18 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos? “Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia” Tal vez, el alma de quien decide, en la FIFA, esté vacía y, por ello, no comprenda la fortaleza y el consuelo que da, al hombre, la señal de la cruz, una medalla al cuello o el nombre de Jesús pronunciado con amor.
    La contradicción está servida, y sectores cristianos no católicos del Brasil, preguntan: “¿por qué hacer que se sancione mostrar la fe y, sin embargo, no se prohíba la publicidad de empresas que emplean mano de obra esclava?” o, como dicen otros, “¿cómo la FIFA permite que empresas que venden productos no exactamente “sanos y nutritivos” patrocinen el mayor espectáculo deportivo mundial?”. Gustavo Godínez Vargas, afirma: “sería irresponsable decir que algo que siempre ha estado allí –las manifestaciones religiosas- sean las culpables de la violencia en este deporte”. Además, como señala Carlos Sadoval, experto en Sociología moderna, “la religión sería un modo de colocar límites para que el éxito no desborde a los jugadores, la mayoría de ellos con 20 años o poco más”.
    Josefa Romo Garlito

  11. Soy un ecuatoriano que vive en Madrid.
    Asisto a clase al IES “Isabel la Catòlica.
    Creo que España en el partido de hoy contra Honduras tiene que ganar forzosamente.
    Pero yo que conozco bien a la selección de Honduras, advierto que deben tener los españoles mucho cuidado. Porque no hay adversario pequeño.
    No deben confiarse. Creo que si juega Torres desde el principio ganará España.

  12. yo creo que si Villa juega como siempre, es decir, o como el otro día, pues vamos a perder, que saquen a Torres y a Llorente
    A Villa para el banquillo

  13. Yo creo que si Villa juega como siempre, es decir, o como el otro día, pues vamos a perder, que saquen a Torres y a Llorente.
    A Villa para el banquillo.

  14. No tienes ni idea de fútbol,Villa es lo mejor que le ha podido pasar a la selección.
    Es una maravilla, y va a marcar hoy pero la disposición de del Bosque es mala tiene que poner a dos puntas a Villa y a Torres.
    Y por cierto cuando quieras hacer una critica de fútbol no escribas estupideces y entérate de lo que pasa que aveces se puede llegar a hacer un poco el ridículo… así que deja de marcarte en propia…

  15. Se lee en el Heraldo de Soria:
    ¿Dios en el Mundial?
    Los partidos de fútbol se rodean de una liturgia especial, una mezcla de sentimientos religiosos y de supersticiones: desde la señal de la cruz a la salida del campo, a la celebración de los goles o ritos colectivos.

    JUAN ANTONIO GRACIA

    Estamos en pleno desarrollo del gran espectáculo del Mundial de fútbol. Millones y millones de personas diseminadas por todos los rincones de la tierra están pendientes de las selecciones de sus respectivos países.

    Nada ni nadie es capaz de suscitar la atención que provoca la suerte de un balón en los estadios de Sudáfrica. ¿Participa también Dios en este asombroso fenómeno? La pregunta no es impertinente si nos fijamos en los abundantes gestos religiosos que realizan los jugadores, verdaderos protagonistas del evento. Repasemos algunos.
    La señal de la cruz
    La expresión exterior más frecuente de fe consiste en santiguarse, casi siempre a la salida al campo, pero también en otros momentos del partido, como cuando se ha marcado un gol o, curiosamente, cuando ha fallado la puntería en una ocasión inmejorable o, cuando por unos escasos milímetros, el balón no ha entrado en la portería del adversario.

    En no pocas ocasiones, sobre todo si son exitosas, el jugador levanta los ojos al cielo al que señala con su dedo índice como si quisiera agradecer a un Ser superior su logro personal. También suele ser habitual señalar y mirar al cielo cuando se quiere dedicar el gol a un familiar o amigo recientemente fallecido.

    Algunos deportistas prefieren, antes de persignarse, tocar la hierba del terreno de juego. Otros realizan ese signo cristiano justo en el momento en que el árbitro, que también a veces se santigua, da el pitido inicial. Y no faltan los que, sin trazar la cruz con la mano, se contentan con coger un poco de tierra y besarla.

    Algunos jugadores, con gran recogimiento y, a veces, con las manos abiertas y suplicantes, rezan ostensiblemente durante varios segundos antes de iniciarse la contienda.

    También hay quienes hacen la señal de la cruz al ser sustituidos por un compañero o al terminar el partido y retirarse al vestuario.

    La camiseta y la cuna
    Mucho más reciente es el ritual que ejecuta el jugador que acaba de marcar un gol y, para celebrarlo, se quita la camiseta y muestra ante el público y las cámaras su camiseta interior en la que lleva grabada una frase con una clara connotación religiosa. No es raro poder leer en ellas: “I love Jesus”. Esta referencia netamente cristiana deja su lugar, según los casos, a una dedicatoria a un compañero lesionado o a alguien que pasa por un trance amargo.

    Suele verse también con cierta frecuencia el gesto llamado de la “cuna”, inventado por el brasileño Bebeto en el Mundial de 1994 en Estados Unidos, para saludar el nacimiento de su propio hijo y que luego ha sido muy imitado en todas partes. No parece un gesto religioso explícito, aun cuando pueda verse en él una alabanza a la vida y al Creador. Más bien es un bello homenaje a la madre de la criatura. Como también es un mensaje de amor a la esposa el beso a la alianza cuando el futbolista consigue un gol.

    Ritos colectivos
    En los últimos años se han ido introduciendo con fuerza los ritos colectivos hasta el punto que van dejando a los individuales en un plano más discreto, aunque no son del todo nuevos ni todos pueden clasificarse como religiosos.

    En este apartado entran los círculos que forman los jugadores abrazados o con sus manos entrelazadas antes de comenzar el partido. Desconozco si esa práctica se debe a la propia iniciativa o es aconsejada por el entrenador.

    Y también ignoro si en esa reunión ultrasecreta, alguien, tal vez el capitán, da una consigna, si rezan algo o si se mantienen en silencio. La impresión que transmiten es que se trata de una especie de compromiso, algo así como el último compromiso moral, una especie de conjura colectiva hacia la victoria.

    También es corriente el amontonamiento de los cuerpos sobre el jugador que ha marcado un gol. Asimismo resulta curioso ver al equipo vencedor formando una cadena que se arrastra unos cuantos metros de rodillas sobre el terreno de juego o bien se lanza al suelo sobre el que se desliza mientras dura el impulso inicial. Los jugadores de Hispanoamérica y, sobre todo, de África, prefieren celebrar los goles al ritmo de compases de danzas de sus países respectivos.

    Es difícil olvidar aquella imagen no muy lejana de los componentes del equipo nacional de la Costa de Marfil orando todos unidos antes de iniciarse la final de la Copa de Naciones de África. Su actitud devota y la concentración religiosa que transmitía impresionaban.

    En algunos equipos -pocos, ciertamente- se suele rezar algo, generalmente un Padrenuestro, en los vestuarios o pasar la mano por una imagen sagrada, normalmente de la Virgen Patrona, si se encuentra allí. Suele ser el entrenador quien convoca a esa plegaria común antes de salir al campo.

    ¿Retorno de lo religioso?
    Estos gestos, más algunos menos extendidos, pueden inducir a creer que, quizás en los campos de fúbol, estamos asistiendo a una vuelta de lo religioso. Yo no diría tanto, si bien tengo un gran respeto hacia esas expresiones, cuya autenticidad a nivel de verdadera fe dejo en la conciencia de cada cual y, por supuesto, en las piadosas manos de Dios.

    Es cierto que cada vez es más frecuente el signo de la cruz hecho públicamente por estos deportistas jóvenes que, por su edad, pertenecen a un sector social progresivamente laicizado. Hay que hacer constar que santiguarse está mucho más arraigado en equipos de países marcados por la tradición católica como España, Italia, Francia, América latina, África francófona, y por la tradición ortodoxa, como los países eslavos. No se dan tanto en naciones anglosajonas o de tradición protestante.

    Los países protestantes, salvo excepciones, ignoran esta práctica, y no creo que en las naciones de origen árabe o asiático se proceda de la misma manera.

    Por lo demás, hay que distinguir bien entre una práctica religiosa sincera y una práctica supersticiosa. Mucho me temo que, en el caso concreto de los estadios de fútbol, hay más religiosidad que religión, más superstición que verdadera fe. No obstante, solo Dios penetra en el corazón del hombre y, por lo tanto, no caben en este asunto juicios precipitados.

    Debo decir que, junto a muchachos agnósticos, indiferentes o escasamente practicantes, yo he conocido y tratado a bastantes jugadores de una gran formación religiosa y de una ejemplar coherencia entre sus vidas y sus creencias.

    La liturgia de los estadios
    Haya o no haya en los gestos religiosos indicados un redescubrimiento de Dios o, al menos, una manifestación de la necesidad de su presencia, lo que sí parece pertinente es hablar de la existencia de una especie de liturgia propiamente religiosa en los estadios.

    Así lo entendieron los grandes predicadores y comunicadores como Billy Graham y Juan Pablo II que eligieron los grandes campos de fútbol para reunir a sus multitudes. Y hay que admitir que en el Bernabéu, en el Nou Camp y en nuestra Romareda, la presencia en noviembre 1982 del Papa Wojtyla llegó a crear entre los congregados un “clímax” memorable de exaltación religiosa, difícilmente alcanzable en otros recintos o al aire libre.

    Comunidad de fe, celebración festiva, comunión de ideales y emociones, monitor, acólitos, himnos, cánticos componen la estructura de ambas realidades, de tal manera que la teatralización, la escenificación comporta no pocas analogías entre una manifestación futbolística y un rito religioso.

    Los himnos de algunos clubes ingleses antes de comenzar los partidos tienen el espíritu y la fuerza de algunos cantos de las asambleas orantes de los creyentes.

    Entre los dos fenómenos, en el estadio y en el templo, se da una especie de rivalidad mimética, de tal manera que el fútbol viene a ser “otra” religión, una cuasi religión, una suerte de nueva segunda religión que sustituye a la original y primera.

    Y no deja de ser llamativo que esta sociedad nuestra, progresivamente alejada de lo sagrado, ve en los estadios de fútbol algo así como las catedrales del siglo XXI donde se encuentra a gusto para expresar sus sentimientos cantando en comunión con quienes comparten aficiones, ideales y sueños.

    Ya lo estamos viendo en este Mundial de Sudáfrica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s