Cine que hace reflexionar (II)

El Padre Pablo, experto montañista, tenía la costumbre de llegar a la cima de los principales montes españoles y celebrar Misa en la cumbre. Falleció en febrero de 2009, cuando descendía del Moncayo.

“En una cultura en que la muerte es un tabú del que no se habla, esta película se acerca a ella con belleza. Es esa belleza, ligada a la verdad, a lo real, a lo vivido… esa belleza que, decía Dostoievsky, salvará al mundo. En definitiva, se trata de una película donde lo cotidiano se convierte en épico. Hay que verla”.
Pulsar sobre la foto

Ver también. Pulsar aquí

10 Respuestas a “Cine que hace reflexionar (II)

  1. el trailer de esa pelicula me gusto mucho por que tiene mucha intriga y quisiara ver la pelicula.

  2. Me parece una película diferente y llamativa. Intentaré verla este jueves.

  3. .Intentaré ir al cine para deleitarme con esta buenísima película en cuanto pueda,gracias.Simplemente con ver el trailer dan ganas de ir a verla ,os la recomiendo a todos.

  4. El profesor César Badajoz comenta en su blog que asistió al estreno de la película y dice:

    En más de una ocasión durante las clases, al comentar con los alumnos la imagen deformada que a veces se tiene de la Iglesia en general, y de los sacerdotes en particular, les comento que conozco más de una vida que sería digna de ocupar portadas de telediarios e incluso protagonizar películas. Pues bien, lo que era un comentario iluso, lo he visto hoy cumplido al ver la película “La Última Cima”. Podría comentar muchos aspectos, pero simplemente recomiendo verla: transmite una imagen fresca de la Iglesia, mostrando la vida de alguien que se “creyó de verdad” lo que significa dejar hacer a Cristo en la propia vida. La película sólo tiene un problema: no te deja indiferente; como la vida de Pablo Dominguez, como la vida de Cristo.

    Ver: http://www.auladereli.es/ya-he-visto-la-ultima-cima.html

  5. La película sobre Pablo Domínguez

    Religión Confidencial
    José Francisco Serrano Oceja
    04/06/10

    He visto la película sobre Pablo Domínguez. No será la primera vez, ni la última. Han sido muchas las imágenes, y las emociones, que se han ido sobreponiendo a las de la televisión; muchas las conversaciones, las confidencias, todo un universo de amistad evocado. Conozco a personas que tienen la costumbre de ir a la Iglesia de la Concepción y, al menos, rezar no ante la tumba de Pablo Domínguez, que está cerrada al público, sino ante el altar que se encuentra a la altura de su sepultura. Pablo era un cura genial; un sacerdote que siempre lo era; de cuerpo entero, como se decía antes. Y era un hombre de pensamiento y volcado en el pensamiento. Un líder, dirían los tecnócratas de lo social. Siempre recordaré que de nuestra despedida posterior a la comida del Congreso Católicos y Vida Pública se fue a dar unos Ejercicios y a hacer un poco de montaña. A los Ejercicios y a la última cima.

    Pero ahora no se trata de Pablo Domínguez, sino de la película, que es película reportaje, documental, docudrama, bajo el título “La última cima”. Me parece una idea original, cargada de excesivo emotivismo, por cierto, una de las enfermedades de nuestro tiempo. Pese a que se intenta hablar de los curas, hablando de un cura, al final los curas no aparecen. Hubiera sido una magnífica oportunidad para hacer protagonista del film al sacerdocio, al diocesano, de Madrid o de dónde sea. Tiene la frescura de un director genial, que lo ha demostrado en muchas de sus obras. Pero, en algunos momentos, hay demasiado director, en escena y en plató, en cámara y detrás de la cámara. El ritmo es bueno; los tiempos y espacios, adecuados. Respecto a quienes ofrecen su testimonio, se podría decir que son los que están, pero no están todos los que son. Sorprende que muchas de las personas más cercanas a Pablo Domínguez en los últimos años de su vida no aparezcan. Y me refiero también a la cuota de obispos, o a la gente de la Facultad de Teología San Dámaso.

    La película es un magnífico medio de pastoral vocacional. He dudado si va a ser entendida por personas sin fe, por no creyentes, alejados. Quizá sí, y en esta apreciación estoy equivocado. Pero lo que se me ocurría pensar es que no sé si éste es el momento oportuno para esta película, según la forma en la que está hecha. Deseo de corazón que en el momento en el que la Iglesia permita que se inicie el proceso de Beatificación se pueda discernir su oportunidad. Pero lo que no me agradaría es que una exposición pública de esta fama cinematográfica de bondad, que no me atrevo a escribir aún de santidad –sentido canónico-, pueda prejuzgar lo que la Iglesia deba hacer en el futuro, según la nueva normativa canónica al respecto de los procesos de Beatificación y de Canonización y del papel central de la fama de santidad para su apertura.

    Sólo me resta encomendarme a Pablo, algo que hago con frecuenta, sobre todo porque él siempre me recordaba que tenía en sus oraciones a mi pequeño Pablo.

  6. La película narra la vida del sacerdote Pablo Domínguez a través de sus familiares, amigos, compañeros y demás personas que le conocieron en vida. El objetivo, según cuenta al inicio de la película su director, Juan Manuel Cotelo, es acabar con la imagen de que los curas son personas malas, aburridas y lejanas a la realidad.

    Pablo Domínguez murió en febrero de 2009 en un accidente en el Moncayo a los 42 años de edad. Era catedrático de Filosofía Sistemática y el decano de la Facultad de Teología San Dámaso (Madrid). Desde su fallecimiento, se ha editado un libro (“Hasta la cumbre”) a modo de testamento espiritual con los ejercicios que dirigió los cuatro días antes de su muerte y ahora se ha lanzado la película “La última cima”.

  7. Sobre este documental tomo esto de una reflexión más larga de Peio Sánchez Rodríguez.
    en su blog: “Cine espiritual para todos”,
    http://blogs.periodistadigital.com/cine-espiritual.php/2010/06/11/la-ultima-cima-o-la-posibilidad-de-decir
    El director y actor Juan Manuel Cotelo ha conseguido en éste su segundo largometraje, después de “El sudor de los ruiseñores” (1998), mostrar al Invisible a través de un medio paradójico, este documental a mitad de camino entre la realidad y algo que está más allá de ella. Hay, pues, inspiración en esta película que nos muestra la vida de este sacerdote que no deja de apuntarnos desde su humanidad desbordante al Trascendente.
    Este documento nos abre la puerta hacia algo que está más allá y detrás de la pantalla y que apunta a eternidad.
    El carácter testimonial se resalta marcando el protagonismo del propio director-narrador que sale mirando al objetivo y provocando al espectador.
    Apunta directamente a Dios, que poco a poco se van convirtiendo en el protagonista hacia el que todas las miradas y palabras confluyen. Lo más interesante es que a través de la vida entregada y generosa de este sacerdote, que poco a poco en la narración se va elevando hasta la última cima. Al final uno los testigos conocedores de Pablo dice: “sólo Dios y nada más que Dios”.

  8. “La Última Cima” despierta vocaciones sacerdotales y conmueve audiencias

    MADRID, 17 Jun. 10 (ACI).-El diario español La Razón destacó el sorprendente éxito de la película “La Última Cima’, un documental sobre la vida de un joven sacerdote que falleció en un accidente hace poco más de un año. En dos semanas de exhibición, la cinta figura en los primeros lugares de la taquilla y ha comenzado a despertar vocaciones sacerdotales entre sus espectadores.

    La Razón explica que “el filme ‘que habla bien de los curas’ se ha convertido en uno de los documentales españoles más vistos en la historia”, con unos 30 mil espectadores; “se había colado entre las 15 más taquilleras de la cartelera y se proyectaba en 60 salas de toda España”.

    “La última cima”, dirigida por Juan Manuel Cotelo y producida por Infinito+1, recoge la vida de Pablo Domínguez, un sacerdote que falleció en al descender de una montaña hace año y medio.

    En Infinito+1 no dejan de recibir mensajes y cartas de apoyo por la película y ha provocado incluso que algunos se decidan por el sacerdocio. “Gracias a vuestra película, dos jóvenes de la parroquia han encontrado por fin el momento para plantearse seriamente su vocación”, escribió a la productora un sacerdote de Madrid.

    “Y no son los únicos. Numerosos jóvenes se han puesto en contacto con Infinito+1 para manifestarles que, tras ver la película, han decidido entrar en el seminario”, sostiene La Razón.

  9. Fuente: http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id_noticia=17377

    “La Iglesia está viva porque se basa en dos personas que lo están: Jesús y tú”
    El director de ‘La Última Cima’, Juan Manuel Cotelo, ofrece un coloquio en la Universitat Abat Oliba CEU

    El pasado lunes 21 de junio de 2010, tuvo lugar en la sala magna de la Universidad Abad Oliva el coloquio sobre el documental La Última Cima dirigido por Juan Manuel Cotelo. El acto -al que asistieron unas trescientas personas- fue organizado por Ayuda a la Iglesia Necesitada. El Rector de la universidad, Carlos Pérez del Valle, destacó que el film “remueve las conciencias de una sociedad parcialmente adormecida”.

    Durante el acto, Juan Manuel contó anécdotas de la vida del sacerdote Pablo Domínguez –que murió el febrero de 2009 en un accidente de alpinismo en el Moncayo- proyectó el tráiler del documental y respondió las preguntas del público.

    Sobre el deceso del sacerdote comentó “en su muerte no hay nada extraordinario, muchos mueren en la montaña así”. Lo que ilustra cómo fue su vida es que “el día en que nos dejó sólo había 1€ en su cuenta corriente”. Con su dinero realizó innombrables donaciones como pagar el alquiler de un bar para una pareja en el paro, o la carrera de teología de un padre de familia.

    También destacó la labor de organizaciones como Ayuda a la Iglesia Necesitada puesto que “los cristianos no tenemos ni idea de lo que hace la Iglesia: la labor de un misionero en África o la vida en una comunidad de monjas. Alucinas cuando te enteras de lo que hacen”.

    En particular, la entidad organizadora del acto -fundada en 1947- basa su labor en dar soporte a los sacerdotes en el mundo –los que no son noticia- muchos de ellos héroes que mueren por el hecho de ser cristianos -como los que viven en Irak- o en Bosnia torturados durante la guerra civil por los que no creían en Dios.

    Una vida y un documental que no dejan indiferente a nadie

    El director valora el impacto de la cinta, “con el documental estamos comprobando un milagro: las personas entran como espectadores pero salen tocadas y con deseo de empezar otra vida”. Sin embargo, asegura que “no es mérito nuestro, lo que se puede cualificar como éxito es que se produzcan conversiones, eso no lo puede conseguir el dinero”. Por ello, asegura que “se pueden ganar premios, pero si se quiere tocar un solo corazón, sin Dios no haces nada”. “Nuestro éxito se justificaba con tocar a una sola persona”, añadió. Y parece ser que lo consigue: “he visto el proceso completo de personas que piensan, ‘vaya, una de curas’ y que terminan por comprarse una Biblia”.

    En el funeral del sacerdote acudieron unas 3 mil personas, entre ellas 26 obispos. “Dios puso entre la gente a Pablo y todos los que le conocieron reconocen que les cambió su vida, de un modo u otro les hizo mella”. Pablo Domínguez conectaba con la gente, desde un desconocido -que le insultaba por la calle- hasta amigos, familiares o sacerdotes.

    Cotelo cuenta la historia de un sacerdote que vio el documental pero que justo después tenía que celebrar misa. En la homilía dijo que, después de haber conocido a Pablo, empezaba una nueva vida para él. Un chico que tenía cáncer le prometió a Pablo que si se curaba se confesaría. Un día Juan Manuel se lo encontró dando saltos de alegría y buscando urgentemente un confesor. También se cuenta que ayudó a una mujer que después de abortar había pedido un sacerdote para que le ayudara “a dar sentido a todo esto”. En una situación más desesperada, dio un nuevo enfoque a la vida de una persona que iba a suicidarse.

    El mismo director cuenta una anécdota de cuando se hallaba rodeado de niebla en una montaña. Cuando bajaba, se perdió y cuando llevaba una hora regresando una y otra vez al mismo punto le rezó a Pablo para que le sacara de allí. En ese preciso instante, se despejó la niebla lo justo para que pudiera ver una marca en el camino y regresar a él unos metros más allá.
    Sobre anécdotas como ésta Juan Manuel habló de la casualidad como “el disfraz que utiliza Dios para conservar su anonimato”.

    Sin embargo, aclara Cotelo, “Pablo sin Dios no era nada, Dios actuaba a través de Él, le concedió su gracia”. “La vida de Pablo, su eficacia, se basaba en dar amor gotita a gotita”, añadió. De hecho, como ha dicho el cardenal Cañizares sobre el film, “el director ha conseguido que el protagonista del documental no sea Pablo, sino Dios”.

    Los medios de comunicación y los curas

    Al inicio del documental el mismo Juan Manuel aparece en la pantalla con un elocuente monólogo: “los expertos me lo han dicho. Si hoy crucifico un sacerdote en público voy a tener éxito y voy a ganar premios. Si hablo bien de un cura, al que van a crucificar va a ser a mi”.

    Sobre la imagen de los curas que se proyecta en los medios opina que “conocemos con detalle los detalles más oscuros de algunos curas” pero, como dice irónicamente en el monólogo, “tengo un problema: pues he conocido a un sacerdote buenísimo y quiero contarlo. Aparentemente su vida no da para una película porque no es pederasta, ni mujeriego, ni exorcista, ni ladrón (…). Es, nada más y nada menos, que un buen cura”.

    En medio de la crisis, la desafección política, los casos de corrupción y otras noticias negativas, la película sintoniza con un momento en qué “hay ganas de oír cosas positivas de todo en general y de la Iglesia en particular”.

    En ese contexto llega La Última cima que trae el mensaje que “Dios te quiere.Hemos sido creados para una misión concreta y la vida no termina en una caja de madera”.
    Sin embargo, “no se hacen películas para convertir a nadie, tu no vas a hacer nada, sólo Dios lo hace”, insiste el director. Yendo a la naturaleza del mensaje, Cotelo afirmó que “el amor no es racional. Sólo si salimos de aquí 300 personas amando -y no sólo con unas cuantas ideas claras- conseguiremos resultados espectaculares”.

    La santidad está al alcance de todos

    Preguntado por algún defecto de Pablo, el director admitió tener ese mismo prejuicio: “nadie puede ser tan bueno”. Sin embargo, reconoció que “todos me hablaban bien de él”. “Cuando alguien te dice que le conocía de hacía 25 años y que a lo largo de ese tiempo no le escuchó hablar mal de nadie, uno no puede contar algo malo de él -aunque lo hubiera encontrado- porque sería injusto”.

    En relación a esto, Cotelo advirtió que “no hay que presentar la vida de los santos como personas inalcanzables sino como personas que suben la cima de la santidad y realizan el último tramo atados a Cristo. La santidad está al alcance de todos”.
    En este sentido constató que “la santidad no es un billete de la lotería, Dios es el mismo director del sorteo y se encarga de que toque”.

    Por último, destacar un mensaje muy vital. Juan Manuel hizo un apunte histórico advirtiendo que es un error hablar de la historia de la Iglesia o del Cristo histórico como algo pasado. “La Iglesia está viva porque se basa en dos personas que están vivas: Jesús y tú”.

    Difusión fulgurante

    La historia de la gestación de la película está llena de tozudez y reticencia.
    Antonio, un amigo de Juan Manuel, insistió hasta la saciedad en que tenía que conocer a Pablo Domínguez. Cotelo le repetía que no tenía ningún interés, que ya conocía otros curas y no entendía por qué tenía que conocerle.

    Finalmente, debido a la persistencia de Antonio, accedió a asistir a una conferencia de Pablo. Según relata él mismo en el documental, “fui a la conferencia sin ganas pero aquel cura me cayó muy bien porque era provocador, irónico, incisivo y se atrevió a decir que para creer en Dios hay que usar la cabeza”.

    Su amigo no tuvo bastante con esto y fue más allá. “Envió un correo electrónico a varia gente con copia a mi diciendo que yo haría una película sobre el sacerdocio. Aunque inicialmente respondí que nunca haría eso finalmente me convenció”.

    Durante el proceso no faltó quien le tachó de loco -algunos de ellos cristianos- y le recomendaban que, por lo menos, enmascarara el film como un documental de montañismo.

    Una vez terminado, se distribuyeron tres copias – dos en Madrid y una en Toledo- y en dos semanas, por petición popular, pasaron a 60 y tres semanas después, a 80. Como dijo Juan Manuel, “Dios es más tozudo que Antonio”. Esta evolución pilló por sorpresa a la productora. “Lo más sorprendente es que se trata de un documental sobre un sacerdote”. La realidad es que lidera la estadística de número de espectadores por sala doblando a la segunda, Sexo en Nueva York 2.

    Más de cien países, de lo más heterogéneos, ya han solicitado distribuir la cinta en sus cines: Kenia, China, Estados Unidos, Colombia, Argentina, Panamá o Italia entre otros.

  10. Director de “La Última Cima”: “No hay un protagonista más atractivo y atrayente que Dios”

    REDACCIÓN CENTRAL, 19 Jul. 10 (ACI).-El director de La Última Cima, el documental que narra la vida del sacerdote Pablo Domínguez, concedió una entrevista a ACI Prensa en la que reflexionó sobre las razones del gran éxito de su película y confirmó que ya hay negociaciones avanzadas para que el filme llegue a América Latina y Estados Unidos.

    Para Juan Manuel Cotelo la abrumadora respuesta de los espectadores –tanto en número como en historias de conversión–, “se debe al magnetismo que tiene Dios sobre cualquier persona”. “Si Pablo es atractivo… es porque el amor de su vida también lo es. El protagonista de la vida de Pablo es Dios y, en la película, también. No hay, entre todos los actores y actrices más famosos del mundo, un protagonista más atractivo y atrayente que Dios”, indicó.

    A continuación les ofrecemos el texto completo de la entrevista.

    ACI Prensa: ¿Cómo nació la idea de filmar “La Última Cima”?

    Cotelo: Surgió contra mi voluntad, inicialmente. Primero me resistí a conocer a Pablo, pero le conocí por la insistencia de un amigo. Encontré en él un sacerdote simpático, bromista, profundo, cariñoso y cercano, que inmediatamente se puso a mi servicio. Dos semanas después supe que había fallecido y descubrí varias coincidencias entre su vida y la mía: nació tres días antes que yo, en el mismo barrio, y compartíamos nuestro amor a las montañas. Pienso que también nos unía el deseo de presentar el amor de Dios a los hombres de modo amable, atractivo, sencillo, simpático, optimista, para todos los públicos, rompiendo barreras. Porque no hay otro modo de presentar el Evangelio. Y, poco a poco, según averigüé más cosas sobre él, me di cuenta de que su vida merecía ser conocida, porque era estimulante para cualquiera.

    ACI Prensa: ¿Qué hay en la vida de Pablo Domínguez que ha llamado tanto la atención del público?

    Cotelo: La eficacia maravillosa que puede tener un cristiano coherente. Sobre todo, destaca su alegría contagiosa, y su enamoramiento contagioso de Dios y de las personas. Pablo es un modelo cercano, imitable, de carne y hueso. Es alguien que demuestra con hechos que la santidad, hoy, es posible para cualquiera. Que no has de realizar grandes gestas para que tu vida sea plena para ti y para los que te rodean. Todo eso llega al espectador, que sale del cine muy conmovido, no sólo por lo que ha conocido sobre la vida de Pablo, sino por lo que descubre que puede ser también su propia vida a partir de ese momento. Sólo así se explica que haya docenas de espectadores que experimenten un proceso de conversión personal, después de ver la película.

    ACI Prensa: La película es un éxito de taquilla. ¿A qué se debe esto?

    Cotelo: Son varios factores. En primer lugar, a la personalidad de Pablo, que es tan atractiva. A todos nos gusta conocer y acercarnos a gente buena y Pablo lo es. Por eso la película sobre su vida atrae a tanta gente, del mismo modo que sus misas estaban abarrotadas de personas que querían escucharle y verle celebrar la misa. En segundo lugar, se debe a que los espectadores, cuando salen de la sala, se la recomiendan a otras personas con entusiasmo. No existe mejor publicidad que una persona viva y cercana que recomiende algo. El éxito no se ha debido a la publicidad “inerte”, ni a un plan estratégico, sino a la promoción viva que han hecho los propios espectadores, en persona o a través de Internet, con sus contactos, conocidos, amigos y familiares. Y en tercer lugar diría que, sobre todo, se debe al magnetismo que tiene Dios sobre cualquier persona. Si Pablo es atractivo… es porque el amor de su vida también lo es. El protagonista de la vida de P! ablo es Dios y, en la película, también. No hay, entre todos los actores y actrices más famosos del mundo, un protagonista más atractivo y atrayente que Dios.

    ACI Prensa: ¿Cuál es la importancia de difundir una auténtica vida sacerdotal especialmente en la coyuntura que vive hoy la Iglesia?

    Cotelo: La coyuntura que vive hoy la Iglesia es idéntica a la que vivieron los primeros cristianos. Hay un deseo insaciable de Dios, en todas las personas, y muchos tratan de satisfacerlo con sucedáneos que, antes o después, te dejan de nuevo con apetito. Está lleno de vendedores que actúan sin complejos prometiendo la felicidad con productos falsos: la salud, el dinero, el éxito profesional, los viajes, la diversión o una talla mayor de sujetador. Los sacerdotes, hoy y siempre, pueden facilitar a las personas el acceso a lo único que puede colmar el corazón humano: el amor incondicional de Dios a cada persona, sea como sea, viva como viva. La auténtica vida sacerdotal es la misión más trascendente que una persona puede tener encomendada en la vida: llevar hasta el corazón de las personas el amor y la paz de Dios, la única garantía de felicidad completa que existe. Esa misión no caducará jamás, ni hay que reinventarla cada vez que las circunstancias soci! ales varíen. Por eso no creo que haya que perder mucho tiempo analizando la “coyuntura social”, sino que hay que ponerse manos a la obra, dando amor a quien se ponga por delante, como hizo Pablo, sin mayores planteamientos.

    ACI Prensa: ¿Cuáles han sido los principales problemas que encontraron para filmar la película?

    Cotelo: Mentiría si hablara de problemas externos, porque no los ha habido. Ninguno. El único problema real fue mi propia reticencia a ponerme a trabajar en esta película. A partir de entonces, todo han sido facilidades. No hay día en que no aprendamos, disfrutemos y nos emocionemos con tantas cosas preciosas que nos suceden, sin buscarlas. Esta película es un grandísimo regalo para nosotros y para muchas personas.

    ACI Prensa: El Obispo de San Sebastián, Mons. José Ignacio Munilla, manifestó en una entrevista que la película tuvo el atrevimiento de romper mitos y moldes. ¿Usted cree que eso es así?

    Cotelo: Hemos roto mitos y moldes creados por mentalidades estrechas, pero sin ningún atrevimiento por nuestra parte. Simplemente, lo hemos hecho, sin que haya en ello un acto de valentía. Hemos roto el mito de que un documental ha de ser necesariamente aburrido, o para un público especial. Hemos roto el molde que pretende encasillar a todos los sacerdotes como personas retrógradas, antipáticas, pederastas… Pero en realidad, quien rompe el molde es quien pretende reducir la realidad a tópicos. Nosotros no hemos inventado nada nuevo, sino que hemos contado la verdad: el mundo está lleno de gente buena, maravillosa, ejemplar, en los que los medios de comunicación no se fijan. Entre ellos, muchos son sacerdotes. Pero basta con salir a la calle con los ojos abiertos, libres de prejuicios, para encontrar tantas historias hermosas que nadie cuenta. Un simple ejemplo: una persona besa a otra. Eso, debería ser noticia. Y, en cambio, la noticia que se suele ! dar es que uno ha agredido a otro.

    ACI Prensa: Ustedes han recibido noticias de espectadores jóvenes que gracias a la película han decidido optar por una vocación sacerdotal. ¿Nos podría dar algunos detalles?

    Cotelo: Pertenece al ámbito de la intimidad de esas personas y, por tanto, no debo sacarlo en público, aunque ellos hayan tenido la generosidad de compartirlo con nosotros. Simplemente diré que, a diario, nos llegan muchos mensajes, cartas escritas a mano, llamadas de teléfono, de personas que comparten con nosotros de qué modo íntimo la película les ha provocado a vivir una vida más generosa con Dios y con las personas que tienen cerca. Es muy emocionante, precioso. Nos pasamos el día dando gracias a Dios por servirse de nuestro trabajo para despertar a tantas personas dormidas.

    ACI Prensa: Muchas personas preguntan si es posible que la película sea transmitida e América Latina. ¿Tienen previsto hacerlo?

    Cotelo: Por supuesto. Ahora empezaremos a cerrar acuerdos de distribución con países de todo el mundo, desde donde nos llegan las solicitudes. Todo va muy rápido, tenemos que organizarlo, contando con la ayuda de personas en cada país, que colaboren en dar a conocer esta película. Empezaremos en Colombia, México, Chile, Argentina, República Dominicana, Estados Unidos… en todos esos países ya hemos empezado a trabajar.

    ACI Prensa: Luego de este éxito ¿tienen alguna otra película en proyecto?

    Cotelo: Sí, tenemos varios proyectos preciosos, que se frenaron cuando se cruzó Pablo en nuestras vidas. Ahora los retomaremos todos, uno por uno. El objetivo no es producir muchas películas, sino que cada una de ellas pueda tocar el corazón de las personas, invitándolas a la reflexión, al descubrimiento de la belleza de Dios, de las personas y del mundo. Eso exige trabajar con mimo, sin prisa, dando prioridad a la creatividad por encima de la cantidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s