Mi vida en ti

En mi clase sí a la vida
Es un tú quien está en ti. Un tú distinto de ti, pero que depende de ti para su desarrollo. Un tú único e irrepetible. Un ser humano con genoma propio desde el primer momento, cuyo corazón ya late 65 veces por minuto en la semana 4, cuyo cerebro comienza a formarse en la semana 5, cuyos ojos se atisban ya en la semana 8 y que empieza a tener pelo en la semana 14. Su vida está en tus manos.

El gran pacifista Gandhi se expresó en estos términos sobre la interrupción voluntaria del embarazo: “A mí me parece claro como la luz del día que el aborto es un crimen”. Las verdades sencillas -el derecho a la vida lo es- se expresan con sencillez. Lamento decir que sólo una sociedad anestesiada por el egoísmo puede pronunciarse de otra manera. Imponer el aborto nos afecta a todos, porque la sociedad receptora, nuestra sociedad, deviene en peor, se degradan sus cimientos y todos permanecemos menos seguros, aunque se denomine interrupción voluntaria del embarazo, que es como llamar interrupción de la respiración a la pena de muerte.   Pulsar sobre la foto que sigue.

2 Respuestas a “Mi vida en ti

  1. 21/07/2010 – Vida y bioética
    ‘Mucho en común’ denuncia que España es el país de Europa “con el mayor aumento de abortos en los últimos diez años”
    Ver:
    http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id_noticia=17632

  2. Conversión del “rey del aborto” fue hito en la historia del catolicismo en EEUU

    DENVER, 24 Feb. 11 (ACI/EWTN Noticias).- El sacerdote John McCloskey consideró que la conversión al catolicismo de su amigo íntimo y ex “rey del aborto” Bernard Nathanson fallecido el lunes 21 de febrero de 2011, fue uno “de los grandes momentos católicos del siglo 20 en los Estados Unidos”.

    En una entrevista concedida a EWTN Noticias, el sacerdote recordó el testimonio de Nathanson, responsable de unos 75 mil abortos y protagonista de una conmovedora historia de conversión a la causa pro-vida y la fe católica.

    “Creo que su conversión del ateísmo al catolicismo será vista como un verdadero punto de inflexión en nuestra historia”, afirmó el P. McCloskey, quien siguió de cerca el paso de Nathanson de judío ateo a ardoroso católico.

    En diálogo con EWTN Noticias el 22 de febrero, el Padre McCloskey recordó que Nathanson fue “un gran hombre, muy inteligente” que hizo “un gran sacrificio personal para cambiar su opinión sobre una cuestión muy importante”.

    El sacerdote conoció al médico a principios de 1980 cuando Nathanson ya había abandonado la industria del aborto y compartieron un gran amor por la literatura. Durante el transcurso de su amistad, el abortista arrepentido tomó la segunda gran decisión de su vida y fue bautizado en la Iglesia Católica.

    En 1996, recibió el Bautismo, la Eucaristía y la Confirmación en la fiesta de la Inmaculada Concepción en la cripta de la Catedral de San Patricio en Nueva York, en una ceremonia presidida por el entonces Cardenal John O’Connor. Esto ocurrió 15 años después de renunciar a su papel como uno de los más acérrimos defensores del aborto en la historia de Estados Unidos.

    Para el Padre McCloskey ese fue “uno de los grandes momentos católicos del siglo 20 en los Estados Unidos”.

    El sacerdote asegura que Nathanson sabía que “fue perdonado por completo de su pecado por las aguas del Bautismo”, pero también era consciente del “gran mal en el que estuvo involucrado” y trabajó para rectificar sus errores “a lo largo de varias décadas”.

    Nathanson, que se hizo ginecólogo como su padre, fue uno de los promotores de la legalización del aborto en Estados Unidos y participó directamente en decenas de miles de abortos, incluyendo el de su propio hijo.

    Fue uno de los fundadores de la Asociación Nacional para la Revocación de las Leyes de Aborto en 1969, hoy este grupo es conocido como NARAL Pro-Choice America, uno de los más firmes defensores del aborto legal en el país.

    A mediados de la década de 1970, sin embargo, Nathanson empezó a experimentar un cambio interior radical y, finalmente, se declaró a favor de la vida en 1979.

    “Al estar cada vez más involucrado en la cuestión del aborto se dio cuenta que estaba matando a los seres humanos. Por eso salió públicamente y dijo ‘me voy a otro lado'”, explicó el sacerdote.

    Nathanson produjo en 1985 el documental “El grito silencioso”, que muestra imágenes de ultrasonido en las que un niño en el vientre de su madre intentar alejarse de los instrumentos con los que está siendo abortado.

    El sacerdote recordó que el filme “tuvo un impacto enorme en el país” pese a que Nathanson fue “vilipendiado por la prensa secular”.

    El médico también realizó el documental “Eclipse de la Razón”, que explica los distintos procedimientos de aborto en detalle gráfico; y escribió varios libros.

    El médico se dedicó luego a la ética en la Universidad de Vanderbilt y viajó por todo el mundo dando charlas sobre temas pro-vida. Nathanson también se presentó como testigo experto en las legislaturas estatales y “siguió ejerciendo la medicina durante un buen número de años”, señaló el sacerdote.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s